Vientre hinchado: Causas, síntomas y tratamiento

vientre hinchado causas

¿Alguna vez has sentido tu vientre hinchado? Puede que hayas sentido que tu ropa te queda pequeña y que necesitas desabrocharte el botón del pantalón. El vientre hinchado, o distensión abdominal (bloating) (1), es un problema del aparato digestivo que se da tanto en personas obesas como en personas delgadas.

Las mujeres son las que más padecen este problema (2, 3), pero sin llegar a excluir a los hombres. En muchos casos, se debe a algún problema digestivo que se suele solucionar con un cambio en la alimentación. Aquí te mostramos desde los causantes hasta las mejores soluciones para que consigas mejorar tus molestias.

Puntos clave

  • Una sensación de hinchazón abdominal, a veces acompañada de un aumento de la circunferencia (distensión), es una de las características más comunes y más intrusivas de los trastornos funcionales del intestino.
  • La hinchazón parece estar asociada con mayor frecuencia con la sensibilidad del intestino. También se cree que el estrés puede estar asociado a la hinchazón, pero muchos estudios muestran posturas diferentes sobre ello (4, 5).
  • Hay poca evidencia de que el exceso de gas sea una causa de hinchazón, los estudios sugieren que la manipulación del gas puede verse afectada con el síndrome del intestino irritable.
  • Cada persona que padezca de distensión abdominal experimenta una sensación y unos síntomas diferentes, por lo cual cada persona es tratada de una forma distinta.

Lo que debes saber sobre el vientre hinchado

Hay muchas causas de la hinchazón del vientre: retención de líquidos, el síndrome del intestino irritable y ciertas infecciones. Sin embargo, para la mayoría de las personas, la hinchazón será bastante inofensiva y se puede tratar en casa.

La hinchazón puede llegar a ser especialmente incómoda cuando causa mucho dolor. Algunas personas notan que su vientre se ve más grande y experimentan un dolor abdominal fuerte.

Ahorra un 12% en tu primer pedido con SUNDT

SUNDT ofrece suplementos nutricionales de alta calidad. Nuestra gama se centra en vitaminas y minerales liposomales.

A N O R D I C O I L C O M P A N Y
salud en el vientre
¿Sabías que el 16 % de las personas aparentemente sanas experimentan hinchazón al menos una vez al mes? (Fuente: Przemyslaw Koch: 36438536/ 123rf.com)

¿Qué es un vientre hinchado?

El vientre hinchado o distensión abdominal ocurre cuando sustancias, como líquidos o gases (aire), se acumulan en la zona abdominal, haciendo que esta se expanda. Por lo general, es un síntoma en lugar de una enfermedad. La hinchazón se debe comúnmente a la acumulación de gas en el estómago, el intestino delgado o el colon.

Además, esta sensación de presión a menudo se alivia, o al menos disminuye, con eructos o flatulencias. La conexión exacta entre los gases intestinales y la distensión no se entiende del todo. Muchas personas con síntomas de distensión no tienen más gas en el intestino que otras personas. En particular, las que padecen síndrome de colon irritable o ansiedad presentan mayor sensibilidad a los síntomas abdominales.

¿Cuál es la causa de la hinchazón del vientre?

La distensión del vientre no es algo fuera de este mundo. Muchas personas experimentan el mismo tipo de hinchazón una y otra vez. La hinchazón que sigue un patrón predecible generalmente no es motivo de preocupación (8).

Cuando el patrón cambia o la hinchazón empeora, puede deberse a una de las siguientes afecciones:

Oferta de bienvenida

Sólo para nuevos clientes, ofrecemos el siguiente código para un 12% de descuento en tu primer pedido.
* Válido para todos los productos de Nordic Oil

Aceite de CBD 15%
Entrega rápida
Hecho por la naturaleza
Pago seguro
  • Intolerancias alimentarias: Ciertas condiciones como la intolerancia a la lactosa, fructosa, sorbitol o gluten. Estos, aunque no pueden ser digeridos, siguen su camino por el intestino y son el alimento de diferentes bacterias intestinales, provocando dolor de vientre, diarrea y acumulación de gases.
  • Síndrome del intestino irritable (SII) y enfermedad de Crohn: Se caracterizan por lastimar el intestino y cambiar su funcionamiento, provocando diarreas, estreñimiento, hinchazón abdominal y acumulación de gases (9).
  • Dispepsia: Son los típicos dolores que sientes en la parte superior del vientre, hinchazón abdominal, acidez, eructos, regurgitaciones o arcadas y vómitos (10).
  • Exceso y falta de fibra en tu dieta: Siempre se debe regular el ingreso de fibra, ya que es el principal componente de las heces. Por eso, un exceso de fibra puede aumentar el tránsito intestinal y provocar diarrea. Al contrario, la falta de fibra disminuye el tránsito intestinal y causa estreñimiento. Ambas situaciones provocan hinchazón abdominal, gases y dolor abdominal.
  • Ruptura de los músculos abdominales: Se puede deber al embarazo, perdida rápida de peso o tendencia a la flacidez.
  • Trastornos ginecológicos: Ciertos problemas ginecológicos provocan distensión abdominal. Puede que algunas mujeres que sufren endometriosis experimenten calambres e hinchazón. La endometriosis sucede cuando el revestimiento del útero se pega a los intestinos o al estómago.
  • Retención de líquidos: La causa principal de esto puede ser comer alimentos salados, tener intolerancias alimentarias y experimentar cambios en los niveles hormonales. Algunas personas se encuentran hinchadas inmediatamente antes de tener sus períodos o al comienzo del embarazo. La inflamación crónica debida a la retención de líquidos podría tener una causa más grave, como diabetes o insuficiencia renal.

Con menos frecuencia, la hinchazón abdominal puede deberse a otras afecciones graves. Las personas con cálculos biliares o enfermedad de la vesícula biliar pueden experimentar un dolor abdominal intenso que se asemeja a la hinchazón. Los cánceres de estómago o intestinos también pueden provocar molestias e hinchazón abdominal.

La ascitis es otra afección que provoca dolor e hinchazón abdominal. Es una acumulación de líquido en la cavidad abdominal durante un período de tiempo. La causa más común de esto es la enfermedad hepática.

chica con dolor de vientre
Si el dolor es severo recuerda acudir a tu médico de confianza. (Fuente: sorashimazaki:5938358/Pexels.com)

¿Cuáles son los síntomas de un vientre hinchado?

Los síntomas comunes de la hinchazón incluyen dolor de estómago, malestar y gases (11). También puedes eructar con frecuencia o tener ruidos abdominales. La distensión abdominal grave puede presentar otros síntomas, como:

  • Sangre en las heces
  • Pérdida de peso no intencional
  • Sangrado vaginal
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Acidez estomacal
  • Fiebre (Posible infección)

Si tienes alguno de estos síntomas junto con la hinchazón del vientre, llama a tu médico de cabecera.

¿Sabías que las mujeres pacientes con Síndrome del intestino irritable (12, 13) informan que la hinchazón se relaciona con su ciclo menstrual?

¿Cómo se diagnostica y cuando acudir al médico?

Generalmente, se puede diagnosticar la causa de la hinchazón a través de un examen físico en el consultorio (14). El médico determinará y te preguntará si tu distensión abdominal es ocasional o si ocurre constantemente. La hinchazón del vientre no es grave. Si sucede todo el tiempo, tu médico puede ordenar que se realicen otras pruebas.

En raras ocasiones, la hinchazón puede ser un signo de algo más grave. Debes consultar a un médico si tienes:

  • Dolor intenso
  • Fiebre
  • El vómito dura más de 24 horas
  • Heces con sangre intensa
  • Una lesión física, como un golpe directo en el vientre
  • Hinchazón acelerada del vientre
  • Cirugía (si se hizo una con anterioridad en el vientre)(15)
  • Insuficiencia hepática o renal

Como mencionamos anteriormente, si piensas que este es tu caso, llama inmediatamente a tu médico de cabecera.

Eructos y otro tipo de gases: comunes, pero incomprendidos

Existe varios tipos de gases que se acumulan dentro de nuestro cuerpo. Es normal que cualquier cuerpo sano tengas gases porque son resultados de distintos procesos químicos dentro del organismo. Pero, se cree que la acumulación de estos puede ser responsable de hinchazón en el vientre.

Eructos

Son la forma que tiene el cuerpo de expulsar el exceso de aire del sistema digestivo. La gran mayoría de los eructos nacen por el ingreso excesivo de aire. Este aire casi nunca llega al estómago, se queda atascado en el esófago y garganta.

Algo bastante raro es el reflujo de ácido estomacal o la enfermedad del reflujo gastroesofágico. Esta a veces puede causar eructos excesivos al promover el aumento de la ingesta de alimentos y bebidas.

Por último, los eructos crónicos (16) están ligados con la inflamación del vientre o con una bacteria que es resultado de algunas úlceras estomacales. En estos casos, los eructos están acompañados de otros síntomas, como acidez estomacal o dolor abdominal.

Gases Intestinales

Los gases acumulados en el intestino o colon son causados principalmente por la fermentación de alimentos no procesados por el cuerpo (17). También pueden formarse cuando el sistema digestivo no descompone ciertos alimentos y componentes de estos. Es lo que sucede con la intolerancia al gluten, el cual se encuentra en la mayoría de los granos, o el azúcar de los productos lácteos y la fruta.

Otras fuentes de gases intestinales pueden ser:

  • Un cambio en las bacterias del intestino delgado
  • Mala absorción de los carbohidratos
  • Alteración en el equilibrio de las bacterias
  • Estreñimiento
  • Intolerancia a la lactosa o la fructosa

¿Cómo podemos evitar la hinchazón del vientre?

Vivir con el vientre hinchado puede ser incómodo. Los eructos excesivos, la expulsión de gases y la hinchazón a menudo se resuelven por sí solos o con cambios simples. De igual manera, experimentar este tipo de sensaciones no es muy placentero, especialmente si estás lejos de casa. También es posible que sientas dolor de estómago o simplemente una sensación de pesadez.

Para evitar este tipo de sensación te mostramos a continuación todos los puntos claves que te ayudaran a evitar y tratar la hinchazón.

preparando te para el dolor de vientre
El té de menta es recomendable para reducir la hinchazón. (Fuente: Oriento:8bIwzXRosfk/Unsplash.com)

Lo principal para evitar y tratar el vientre hinchado

En la mayoría de los casos de vientre hinchado, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir su recurrencia. Con el fin de reducir la ingestión se puede:

Evitar Promover
Evitar masticar chicle para dejar de tragar aire adicional. Beber agua carbonatada.
Evitar las bebidas gaseosas. Tomar un laxante para aliviar el estreñimiento
Evitar los alimentos como las lentejas, los frijoles y las verduras como el repollo, el brócoli y los brotes, ya que causan gases. Consumir alimentos con fibra balanceada.
Evitar comer rápidamente. Aplicar una almohadilla térmica en el estómago.
Reducir los productos lácteos. Consumir antiácidos cada vez que se crea necesario.

También puede ser útil llevar un diario de alimentos para controlar la hinchazón. Esto puede ayudar a diagnosticar intolerancias alimentarias. Muchas personas descubren que simplemente al evitar ciertos alimentos pueden prevenir la hinchazón y otros problemas de salud.

Masajes

Los masajes abdominales también pueden ayudar a reducir la hinchazón abdominal. Un estudio examinó a 80 personas con ascitis y les asignó masajes abdominales de 15 minutos dos veces al día durante tres días. Los resultados mostraron que los masajes mejoraron la depresión, la ansiedad, el bienestar y los síntomas de distensión abdominal percibida.

Es beneficioso para la hinchazón de vientre porque ayuda a movilizar el intestino y todo el tubo digestivo, facilitando así la evacuación de los residuos que debe expulsar el cuerpo. Si estás interesado en alguno de estos masajes, comunícate con tu médico de confianza.

practicando masaje
Aunque existen muchos tutoriales en internet, siempre es mejor acudir a un profesional especializado. (Fuente: onscious-design:rUO4wasOHSw/unspalsh.com)

Medicamentos

Si las cosas recomendadas anteriormente no son efectivas, llego el momento de contactar a tu médico. Es bastante posible que tu médico encuentre una causa médica para tu hinchazón y, en consecuencia, es posible que te recomiende seguir ciertos tratamientos.

Los tratamientos pueden incluir: antibióticos, antiespasmódicos, pero también depende de tu nivel de afección.

Nuestra conclusión

Nuestro vientre es un ecosistema y un sistema propio que lo destaca de otras partes del cuerpo. Gracias a todas sus conexiones nerviosas, es capaz de expresar dolencias de muchas formas. Por esta razón, es de gran importancia conocer qué podría estar causando nuestro dolor y cómo se podría expresar.

Si te ha gustado este artículo acerca del vientre hinchado y quieres leer más sobre salud y bienestar, ¡déjanos un comentario y no te  olvides de compartirlo!

(Fuente imagen destacada: avasol: p8mdWsD6Rec/Unsplash.com)

Referencias (17)

1. Distensión abdominal. Publicado en línea 01 de febrero, 2019; www.revistamedicamd.com [Internet]. Medigraphic.com. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/revmed/md-2018/md182s.pdf
Source

2. Chang L. Sensation of bloating and visible abdominal distension in patients with irritable bowel syndrome. Am J Gastroenterol. 2001;96(12):3341–7.
Source

3. Smith RC, Greenbaum DS, Vancouver JB, Henry RC, Reinhart MA, Greenbaum RB, et al. Gender differences in Manning criteria in the irritable bowel syndrome. Gastroenterology. 1991;100(3):591–5. Disponible en : https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/001650859180002Q
Source

4. Johnsen R, Jacobsen BK, Forde OH. Associations between symptoms of irritable colon and psychological and social conditions and lifestyle. BMJ. 1986;292(6536):1633–5. Disponible en: https://doi.org/10.1136/bmj.292.6536.1633
Source

5. Song JY, Merskey H, Sullivan S, Noh S. Anxiety and depression in patients with abdominal bloating. Can J Psychiatry. 1993;38(7):475–9.
Source

6. Páramo Hernández, David B., Bloating y distensión abdominal: ¿Solamente gas? Una mirada hacia su fisiopatología. Revista Colombiana de Gastroenterología [Internet]. 2011;26(4):269-275. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=337731604006
Source

7. Sandler, R.S., Stewart, W.F., Liberman, J.N. et al. Abdominal Pain, Bloating, and Diarrheain the United States:. Dig Dis Sci 45, 1166–1171 (2000). https://doi.org/10.1023/A:1005554103531
Source

8. Fukudo S, Kaneko H, Akiho H, Inamori M, Endo Y, Okumura T, et al. Evidence-based clinical practice guidelines for irritable bowel syndrome. J Gastroenterol. 2015;50(1):11–30.
Source

9. Domènech E, López-Sanromán A, Nos P, Vera M, Chaparro M, Esteve M, et al. Recomendaciones del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU) sobre la monitorización, prevención y tratamiento de la recurrencia posquirúrgica en la enfermedad de Crohn. Gastroenterol Hepatol. 2017;40(7):472–83.
Source

10. Harris D. P, Godoy F. A, Guiraldes C. E. Dolor abdominal, dispepsia y gastritis en pediatría: Rol del Helicobacter pylori. Rev Chil Pediatr [Internet]. 2001;72(2). Available from: http://dx.doi.org/10.4067/s0370-41062001000200002
Source

11. Lea R, Whorwell PJ. Expert commentary--bloating, distension, and the irritable bowel syndrome. MedGenMed. 2005;7(1):18.https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1681432/
Source

12. Curtis KS. Estrogen and the central control of body fluid balance. Physiol Behav. 2009;https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19268483/ .
Source

13. Bernstein MT, Graff LA, Avery L, Palatnick C, Parnerowski K, Targownik LE. Gastrointestinal symptoms before and during menses in healthy women. BMC Womens Health. 2014;14(1):14.Disponible en:https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24450290/.
Source

14. Lacy, B. E., Cangemi, D., & Vazquez-Roque, M. (2021). Management of chronic abdominal distension and bloating. Clinical Gastroenterology and Hepatology: The Official Clinical Practice Journal of the American Gastroenterological Association, 19(2), 219-231.e1.Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.cgh.2020.03.056.
Source

15. Robleda, G., Roche-Campo, F., Sánchez, V., Gich, I., & Baños, J.-E. (2015). Postoperative discomfort after abdominal surgery: An observational study. Journal of Perianesthesia Nursing, 30(4), 272–279.Disponible en:https://doi.org/10.1016/j.jopan.2014.06.005
Source

16. Zad, M., & Bredenoord, A. J. (2020). Chronic burping and belching. Current Treatment Options in Gastroenterology, 18(1), 33–42. Disponible en: https://link.springer.com/content/pdf/10.1007/s11938-020-00276-0.pdf
Source

17. ALVAREZ WC. WHAT CAUSES FLATULENCE? JAMA. 1942;120(1):21–24. doi:10.1001/jama.1942.02830360023006
Source

Artículo científico
Distensión abdominal. Publicado en línea 01 de febrero, 2019; www.revistamedicamd.com [Internet]. Medigraphic.com. Disponible en: https://www.medigraphic.com/pdfs/revmed/md-2018/md182s.pdf
Go to source
Artículo científico
Chang L. Sensation of bloating and visible abdominal distension in patients with irritable bowel syndrome. Am J Gastroenterol. 2001;96(12):3341–7.
Go to source
Artículo científico
Smith RC, Greenbaum DS, Vancouver JB, Henry RC, Reinhart MA, Greenbaum RB, et al. Gender differences in Manning criteria in the irritable bowel syndrome. Gastroenterology. 1991;100(3):591–5. Disponible en : https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/001650859180002Q
Go to source
Artículo científico
Johnsen R, Jacobsen BK, Forde OH. Associations between symptoms of irritable colon and psychological and social conditions and lifestyle. BMJ. 1986;292(6536):1633–5. Disponible en: https://doi.org/10.1136/bmj.292.6536.1633
Go to source
Artículo científico
Song JY, Merskey H, Sullivan S, Noh S. Anxiety and depression in patients with abdominal bloating. Can J Psychiatry. 1993;38(7):475–9.
Go to source
Artículo científico
Páramo Hernández, David B., Bloating y distensión abdominal: ¿Solamente gas? Una mirada hacia su fisiopatología. Revista Colombiana de Gastroenterología [Internet]. 2011;26(4):269-275. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=337731604006
Go to source
Artículo científico
Sandler, R.S., Stewart, W.F., Liberman, J.N. et al. Abdominal Pain, Bloating, and Diarrheain the United States:. Dig Dis Sci 45, 1166–1171 (2000). https://doi.org/10.1023/A:1005554103531
Go to source
Artículo científico
Fukudo S, Kaneko H, Akiho H, Inamori M, Endo Y, Okumura T, et al. Evidence-based clinical practice guidelines for irritable bowel syndrome. J Gastroenterol. 2015;50(1):11–30.
Go to source
Recomendaciones del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU) sobre la monitorización, prevención y tratamiento de la recurrencia posquirúrgica en la enfermedad de Crohn
Domènech E, López-Sanromán A, Nos P, Vera M, Chaparro M, Esteve M, et al. Recomendaciones del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU) sobre la monitorización, prevención y tratamiento de la recurrencia posquirúrgica en la enfermedad de Crohn. Gastroenterol Hepatol. 2017;40(7):472–83.
Go to source
Artículo científico
Harris D. P, Godoy F. A, Guiraldes C. E. Dolor abdominal, dispepsia y gastritis en pediatría: Rol del Helicobacter pylori. Rev Chil Pediatr [Internet]. 2001;72(2). Available from: http://dx.doi.org/10.4067/s0370-41062001000200002
Go to source
Artículo científico
Lea R, Whorwell PJ. Expert commentary--bloating, distension, and the irritable bowel syndrome. MedGenMed. 2005;7(1):18.https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1681432/
Go to source
Estudio científico
Curtis KS. Estrogen and the central control of body fluid balance. Physiol Behav. 2009;https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19268483/ .
Go to source
Estudio científico
Bernstein MT, Graff LA, Avery L, Palatnick C, Parnerowski K, Targownik LE. Gastrointestinal symptoms before and during menses in healthy women. BMC Womens Health. 2014;14(1):14.Disponible en:https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24450290/.
Go to source
Estudio científico
Lacy, B. E., Cangemi, D., & Vazquez-Roque, M. (2021). Management of chronic abdominal distension and bloating. Clinical Gastroenterology and Hepatology: The Official Clinical Practice Journal of the American Gastroenterological Association, 19(2), 219-231.e1.Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.cgh.2020.03.056.
Go to source
Estudio científico
Robleda, G., Roche-Campo, F., Sánchez, V., Gich, I., & Baños, J.-E. (2015). Postoperative discomfort after abdominal surgery: An observational study. Journal of Perianesthesia Nursing, 30(4), 272–279.Disponible en:https://doi.org/10.1016/j.jopan.2014.06.005
Go to source
Estudio científico
Zad, M., & Bredenoord, A. J. (2020). Chronic burping and belching. Current Treatment Options in Gastroenterology, 18(1), 33–42. Disponible en: https://link.springer.com/content/pdf/10.1007/s11938-020-00276-0.pdf
Go to source
Estudio científico
ALVAREZ WC. WHAT CAUSES FLATULENCE? JAMA. 1942;120(1):21–24. doi:10.1001/jama.1942.02830360023006
Go to source