¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico de los niños?

Durante nuestra infancia nos afligen varias infecciones por año. Estas enfermedades son muy estresantes, tanto para los niños como para los padres que tienen que cuidar y atender al niño enfermo. Pero al mismo tiempo, cada patógeno individual también fortalece el sistema inmunológico del niño y lo hace más resistente.

En nuestro artículo queremos explicarte, por un lado, cómo funciona el sistema inmunológico en los niños y por qué los resfriados frecuentes no son necesariamente motivo de preocupación. En la segunda parte, describimos varios factores que fortalecen el sistema inmunológico y te mostramos cómo un estilo de vida saludable puede beneficiarte a ti y a tu hijo.

Puntos claves

  • Después del nacimiento, y durante los primeros meses, el niño está protegido por la inmunidad pasiva. Solo entonces se desarrolla el propio sistema inmunológico del niño.
  • Dado que el sistema inmunológico se desarrolla gradualmente, es normal que los niños se enfermen varias veces al año. Cada contacto con patógenos fortalece y entrena el sistema inmunológico del niño.
  • Una dieta sana y equilibrada, suficiente sueño, poco estrés y mucho ejercicio al aire libre son los medios más simples y eficaces para fortalecer el sistema inmunológico.

Definición: ¿Qué es el sistema inmunológico y cómo funciona?

El sistema inmunológico es la defensa propia del cuerpo que protege a nuestro organismo de sustancias extrañas.

Nuestra piel y membranas mucosas sirven como el primer sistema de defensa contra bacterias, virus o parásitos. Una vez que los gérmenes han superado las barreras anatómicas y no se han vuelto inocuos gracias al ácido del estómago, son atacados por otros dos elementos del sistema inmunológico.

Por un lado, nuestro cuerpo tiene un sistema inmunitario inespecífico en el cual los patógenos son encapsulados y desintegrados por los macrófagos o células carroñeras. Por otro lado, el sistema de inmunidad adquirida utiliza anticuerpos para combatir específicamente los patógenos. Después de una enfermedad, los anticuerpos recuerdan la naturaleza del patógeno y pueden actuar rápida y eficazmente contra el intruso en caso de una nueva infección.

Tan pronto como los patógenos entran en el cuerpo, solemos notar los primeros síntomas como la tos o un resfriado. A través de estos síntomas, el cuerpo trata de liberarse del patógeno de nuevo, es decir, son parte del mecanismo de defensa del cuerpo (1).

La inmunidad pasiva suele prolongarse hasta los primeros 4 a 6 meses.
(Fuente: Mladen borisov: rzbuuap2jxy/ unsplash.com)

Todo lo que debes saber sobre el sistema inmunológico de los niños

Antes de darte consejos para fortalecer el sistema inmunológico, nos gustaría compartir contigo información importante.

Por lo tanto, en los siguientes párrafos responderemos a varias preguntas frecuentes sobre el sistema inmunológico de los niños.

¿Cómo se desarrolla el sistema inmunológico en los niños?

Al nacer, el sistema inmunológico aún no está completamente desarrollado, pero es uno de los pilares del organismo que solo gradualmente adquiere su plena funcionalidad.

Sin embargo, incluso los bebés se encuentran protegidos. Durante el embarazo, el feto absorbe los anticuerpos de la madre a través de la placenta y así recibe la llamada inmunidad pasiva. Además, los bebés absorben más anticuerpos a través de la leche durante la lactancia.

Tras la inmunidad pasiva, los bebés solo están protegidos por los macrófagos del sistema inmunitario inespecífico. Gradualmente, adquieren un fuerte sistema inmunitario específico.

Cada resfriado, nariz tapada u otra enfermedad también entrena al sistema inmunológico.

Progresivamente, cada vez más enfermedades son combatidas por anticuerpos específicos y se producen menos infecciones. Aproximadamente, a partir de los 10 años el sistema inmunológico ya conoce a la mayoría de los patógenos y protege al niño de muchas enfermedades.

Usamos el mismo sistema para las vacunas. En una vacuna se inyecta un patógeno debilitado o muerto, contra el cual el sistema inmunológico puede (normalmente) defenderse sin ser consciente de ello. Al mismo tiempo, memoriza la estructura del patógeno y se protege contra una nueva infección.

niña en el colegio
Hoy en día, una dieta saludable y el ejercicio al aire libre son especialmente beneficiosos para nuestro cuerpo.
(Fuente: Cathy Yeulet: 115173889/ 123rf.com)

Inmunidad pasiva

Durante el embarazo, el feto absorbe las sustancias inmunes de la madre. Durante los primeros meses, estas sustancias inmunes protegen al recién nacido de enfermedades contra las cuales la madre ya está protegida por una vacuna o una enfermedad previa. Otros anticuerpos se transmiten a través de la leche durante la lactancia.

La inmunidad pasiva suele prolongarse hasta los primeros 4 a 6 meses. Tan pronto como los anticuerpos maternos dejen de estar presentes, el sistema inmunológico del bebé estará solo. El sistema inmunológico aprende de cada contacto con un cuerpo extraño y forma anticuerpos específicos. Al mismo tiempo, y si el bebé está siendo amamantado, durante este período el bebé sigue estando protegido por la leche materna.

Esto significa que cada pequeño resfriado o nariz tapada entrena al sistema inmunológico. Como resultado, el sistema inmunológico se desarrolla muy rápidamente, especialmente en los primeros tres años de vida.

¿Qué causa el debilitamiento del sistema inmunológico de los niños?

Debido a que el sistema inmunológico aún no está plenamente desarrollado, los bebés suelen sufrir hasta doce infecciones por año. Solo si tu hijo se ve afectado regularmente por enfermedades graves puede ser un indicio de inmunodeficiencia.

¿Pero qué causa un sistema inmunológico debilitado?

Un sistema inmunológico debilitado puede tener varias razones, una de las cuales es un suministro insuficiente de nutrientes, que a menudo se descuida especialmente cuando el sistema inmunológico se ve afectado.

Al mismo tiempo, el sistema inmunológico se debilita por el poco ejercicio y el contacto con el aire fresco. Incluso en invierno, los niños deben vestirse de manera adecuada y salir al aire fresco con regularidad. A menudo, los resfriados se producen cuando hay mucho que hacer porque el estrés y la falta de sueño también debilitan nuestro sistema inmunológico.

Tu casa debería ser un lugar higiénico, pero no un lugar clínicamente pulcro.

Un estudio acerca de que el exceso de higiene y el comportamiento de limpieza excesiva debilita el sistema inmunológico y promueve las alergias no pudo ser constatado directamente por los investigadores de la LMU de Múnich. Sin embargo, se demostró que los niños que crecen en una granja son menos propensos a sufrir de alergias que sus compañeros de clase. (2).

¿Cómo se comporta el sistema inmunológico después de una enfermedad?

No notamos el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Pero cuando se debilita y ya no puede defenderse de los patógenos, lo notamos y nos enfermamos.

Para no contraer la subsiguiente infección después de una enfermedad, es importante fortalecer el sistema inmunológico. Para ello, y para dar al cuerpo el tiempo suficiente para ponerse en forma de nuevo, lo mejor es volver lentamente a la vida cotidiana. Hoy en día, una dieta saludable y el ejercicio al aire libre son especialmente beneficiosos para nuestro cuerpo.

¿Cómo se comporta el sistema inmunológico después de tomar antibióticos?

Los antibióticos no solo combaten los patógenos, sino que también perjudican a las bacterias intestinales. Sin embargo, hay que seguir investigando las consecuencias negativas a largo plazo que esto tiene en la infancia (3). Un estudio en ratones también mostró que los antibióticos afectan al sistema inmunológico, pero se necesitan más investigaciones para llegar a una conclusión final (4).

Además, en el caso de una creciente resistencia a los antibióticos, estos solo deben utilizarse cuando sean realmente necesarios y sean recetados por un médico.

Para reconstruir la flora intestinal después de un tratamiento con antibióticos, es aconsejable comer alimentos probióticos como el yogur natural, el kéfir o el quark, ya que estos suministran al intestino bacterias importantes. Además, las fibras prebióticas, que están disponibles, por ejemplo, en productos integrales o en frutas y verduras, son útiles como alimento de alta calidad para las bacterias intestinales.

¿Son los suplementos alimenticios beneficiosos para los niños?

Un estudio publicado en 2005 ha demostrado que la mayoría de los bebés reciben suficientes nutrientes a través de su dieta diaria y, por lo tanto, no necesitan suplementos adicionales. (5).

Además, en Alemania se realizó un estudio de mercado con 26 suplementos alimenticios para niños y se descubrió que la mayoría de los productos contenían una dosis excesiva. Demasiadas vitaminas o minerales pueden provocar cansancio, dolores de cabeza o náuseas, entre otros síntomas. (6).

Fortalecer el sistema inmunológico de los niños: los mejores trucos y consejos

Para fortalecer el sistema inmunológico de tu hijo, puedes tomar algunas medidas preventivas.

Estas se describen con más detalle en los siguientes párrafos.

Una dieta sana y equilibrada

Una dieta sana y equilibrada es un factor importante para un sistema inmunológico saludable. Es especialmente importante comer suficiente fruta y verdura. Como hay una tendencia a comer muy poca fruta y verdura en Alemania, la Sociedad Alemana de Nutrición ha lanzado la campaña “5 al día”. Puedes encontrar más información sobre esta campaña en: https://www.dge.de/ernaehrungspraxis/vollwertige-ernaehrung/5-am-tag/

Al menos 5 porciones de frutas y verduras deben ser consumidas diariamente.

5 porciones diarias, dependiendo de la edad y la altura, corresponden a 400 g de vegetales y 250 g de fruta, por ejemplo.

frutas y verduras
Una dieta con mucha fruta y verdura es muy beneficiosa y fortalece nuestro sistema inmunológico. Por eso debes acostumbrar a tus hijos a comer mucha fruta y verdura desde una edad temprana
(Fuente de la imagen: Dan Gold / unsplash)

Vitaminas

Las frutas y verduras se encuentran entre los proveedores más importantes de vitaminas, por lo que la recomendación anterior es una buena manera de estar bien abastecidos. No obstante, para la obtención de vitaminas, en una dieta equilibrada también es importante la carne, los cereales, y los aceites vegetales no deben faltar.

Para la obtención de vitamina D, se recomienda estar al aire libre regularmente y comer pescado una o dos veces a la semana, especialmente en invierno. (7).

A continuación, hemos recopilado una pequeña tabla con alimentos especialmente ricos en vitaminas:

Vitaminas Alimentos que contienen vitaminas
Vitamina A Zanahorias, espinacas, leche
Vitamina B1 Cerdo, guisantes, productos integrales
Vitamina B2 Productos lácteos, carne, pescado
Vitamina B3 Pechuga de pollo, hígado, verduras de hoja verde
Vitamina B5 Setas, semillas de girasol
Vitamina B6 Aguacate, plátano, patatas, nueces
Vitamina B7 Nueces, yema del huevo, lentejas
Vitamina B9 Naranjas, lechuga, col, brócoli
Vitamina B12 Camembert, pescado
Vitamina C Pimientos, kiwi, cítricos
Vitamina D Pescados grasos (atún, salmón)
Vitamina E Nueces, aceites vegetales
Vitamina K Espinacas, col, lechuga

Bebidas

Beber mucho también fortalece el sistema inmunológico, entre otros aspectos porque mantiene activas las membranas mucosas. Mientras que el valor orientativo para una persona adulta es de 1,5 – 2 litros por día, la Sociedad Alemana de Nutrición recomienda los siguientes valores para los niños:

  • 1 – 4 años: 820 ml
  • 4 – 7 años: 940 ml
  • 7 – 10 años: 970 ml
  • 10 – 13 años: 1170 ml
  • 13 – 15 años: 1330 ml

Suficiente sueño y poco estrés

Dormir lo suficiente es otro factor para un buen sistema inmunológico. El sueño reparador ayuda a nuestras células en su trabajo de defensa, mientras que incluso unas pocas horas de privación de sueño inhiben el sistema inmunológico. (8, 9).

Para tener una idea de cuánto debe dormir un niño, se pueden considerar los siguientes tiempos:

  • Hasta 3 meses: 17 horas
  • 3 a 12 meses: 14 horas
  • De 1 a 3 años: 13 horas
  • 4 años: 12 horas
  • 5 años: 11,5 horas
  • 6 años: 11 horas

Simultáneamente, la ciencia también ha encontrado una conexión entre el estrés y el sistema inmunológico. Mientras que el estrés a corto plazo estimula el sistema inmunológico, el estrés a largo plazo o crónico lleva a un deterioro del sistema inmunológico, que en casos extremos puede incluso colapsar.(10, 11).

Ejercicio regular

El ejercicio refuerza al sistema inmunológico, ya que tanto el sistema inmunológico como el metabolismo se fortalecen. Por lo tanto, el ejercicio regular mejora el sistema inmunológico y retrasa el deterioro asociado con la edad (12, 13).

Ofrécele a tu hijo la oportunidad de jugar al aire libre, por ejemplo en el jardín con algún amigo, pero aún mejor en un grupo de juegos o de deportes, o en el parque. En verano, el sol también asegura que absorbamos suficiente vitamina D para fortalecer el sistema inmunológico. Pero incluso en invierno debes salir con tu hijo, y con ropa de abrigo, al aire libre todos los días.

familia en la playa
En verano, el sol también asegura que absorbamos suficiente vitamina D para fortalecer el sistema inmunológico.
(Fuente: Rido: 54852679/ 123rf.com)

Homeopatía

Las opiniones difieren en cuanto a la homeopatía. Una razón de ello es que los fabricantes no están obligados a presentar estudios de eficacia durante el procedimiento de aprobación, por lo que a menudo se pone en duda su efecto. Por otra parte, hay un estudio de revisión de Suiza que confirma la eficacia de la homeopatía (14). Sin embargo, se necesitan más estudios para aclarar finalmente dicha cuestión.

No obstante, los remedios homeopáticos gozan de gran popularidad en España y también pueden utilizarse, por ejemplo en forma de gránulos, para fortalecer el sistema inmunológico de los niños. Para decidir qué tratamiento homeopático es mejor para tu hijo, debes consultar a algún médico con formación homeopática.

Otros remedios caseros

Otros dos factores que han sido investigados son el efecto del zinc y las duchas frías en nuestro sistema inmunológico.

  • Duchas frías: según un estudio publicado en 2018, las duchas frías regulares reducen el absentismo laboral por enfermedad, pero no disminuyen los días de enfermedad declarados por los propios trabajadores (15).
  • Zinc: según un estudio americano, el zinc produce una mejora en los síntomas de una infección parecida a la gripe (16).

Si quieres, puedes ver el siguiente video de Galileo sobre otro “todoterreno” para nuestra salud: el jengibre.

Nuestra conclusión

A medida que el sistema inmunológico se desarrolla gradualmente, es normal que los niños se vean afectados por varias infecciones al año. Cada contacto con un patógeno entrena el sistema inmunológico del niño. Al mismo tiempo, también podemos ayudar a nuestro sistema inmunológico con un estilo de vida saludable.

La mayoría de los factores para fortalecer al sistema inmunológico pueden aplicarse tanto a los adultos como a los niños. Lo más importante es una dieta sana y equilibrada, suficiente sueño, poco estrés y mucho ejercicio al aire libre.

Referencias (16)

1. Tanja Graf, Erwin Graf Das Immunsystem - Lernen an Stationen im Biologieunterricht. (2020). Auer Verlag in der AAP Lehrerwelt GmbH, 5. Edition

2. Juliane Weber, Sabina Illi, Dennis Nowak, Rudolf Schierl, Otto Holst, Erika von Mutius & Markus J. Ege Asthma and the Hygiene Hypothesis. Does Cleanliness Matter? (2015). American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, Volume 191, Issue 5. https://doi.org/10.1164/rccm.201410-1899OC
Source

3. Katri Korpela, Anne Salonen, Lauri J. Virta, Riina A. Kekkonen, Kristoffer Forslund, Peer Bork, Willem M. de Vos Intestinal microbiome is related to lifetime antibiotic use in Finnish pre-school children. (2016). Nature Communications volume 7, Article number: 10410.
Source

4. Jason H Yang, Prerna Bhargava, Douglas McCloskey, Ning Mao, Bernhard O Palsson, James J Collins Antibiotic-induced changes to the host metabolic environment inhibit drug efficacy and alter immune function. (2017). Cell Host Microbe, 13;22(6):757-765.e3. doi: 10.1016/j.chom.2017.10.020
Source

5. Julie M Eichenberger Gilmore, Liang Hong, Barbara Broffitt, Steven M Levy Longitudinal Patterns of Vitamin and Mineral Supplement Use in Young White Children. (2005). J Am Diet Assoc, 105(5):763-72; quiz 773-4. doi: 10.1016/j.jada.2005.02.011
Source

6. Verbraucherzentrale Marktcheck der Verbraucherzentralen "Nahrungsergänzungen für Kinder". (2018). im Rahmen des Projekts www.Klartext-Nahrungsergänzung.de der Verbraucherzentrale
Source

7. T. Reinehr, D. Schnabel, M.Wabitsch, S. Bechtold-Dalla Pozzalla, C. Bührer, B. Heidtmann, F. Jochum, T. Kauth, A. Körner, W. Mihatsch C. Prell, S. Rudloff, B. Tittel, J. Wölfle, K.-P. Zimmer, B. Koletzko Vitamin-D-Supplementierung jenseits des zweiten Lebensjahres. (2018). Deutsche Gesellschaft für Kinder und Jugendmedizin. https://doi.org/10.1007/s00112-018-0502-6
Source

8. Stoyan Dimitrov, Tanja Lange, Cécile Gouttefangeas, Anja T.R. Jensen, Michael Szczepanski, Jannik Lehnnolz, Surjo Soekadar, Hans-Georg Rammensee, Jan Born, Luciana Besedovsky Gαs-coupled receptor signaling and sleep regulate integrin activation of human antigen-specific T cells. (2019). J Exp Med, 216 (3): 517–526. https://doi.org/10.1084/jem.20181169
Source

9. NF Watson, MD, MS, D Buchwald, MD, JJ Delrow, PhD, WA Altemeier, MD, MV Vitiello, PhD, AI Pack, MBChB, PhD, M Bamshad, MD, C Noonan, MS, SA Gharib, MD Transcriptional Signatures of Sleep Duration Discordance in Monozygotic Twins. (2017). Sleep, Volume 40, Issue 1, zsw019. https://doi.org/10.1093/sleep/zsw019
Source

10. Suzanne C. Segerstrom Stress, Energy, and Immunity: An Ecological View. (2007). Current Directions in Psychological Science Vol. 16, No. 6 (Dec., 2007), pp. 326-330
Source

11. Suzanne C. Segerstrom, Gregory E. Miller Psychological Stress and the Human Immune System: A Meta-Analytic Study of 30 Years of Inquiry. (2004). Psychological Bulletin, American Psychological Association, Vol. 130, No. 4, 601–630
Source

12. David C. Nieman, Laurel M. Wentz The compelling link between physical activity and the body's defense system. (2019). Journal of Sport and Health Science, Volume 8, Issue 3, May 2019, Pages 201-217. https://doi.org/10.1016/j.jshs.2018.09.009
Source

13. Nieman DC, Henson DA, Austin MD, Brown VA Immune response to a 30-minute walk. (2015). Medicine and Science in Sports and Exercise, 01 Jan 2005, 37(1):57-62 DOI: 10.1249/01.mss.0000149808.38194.21
Source

14. Gudrun Bornhöft, Ursula Wolf, Klaus von Ammon, Marco Righetti, Stefanie Maxion-Bergemann, Stephan Baumgartner, Andr Eacute Thurneysen, Peter F Matthiessen Effectiveness, Safety and Cost-Effectiveness of Homeopathy in General Practice - Summarized Health Technology Assessment. (2006). Review, Forsch Komplementmed, 2006;13 Suppl 2:19-29. doi: 10.1159/000093586
Source

15. Geert A. Buijze , Inger N. Sierevelt, Bas C. J. M. van der Heijden, Marcel G. Dijkgraaf, Monique H. W. Frings-Dresen The Effect of Cold Showering on Health and Work: A Randomized Controlled Trial. (2018). PLOS ONE 13(8): e0201978. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0201978
Source

16. JULIA FASHNER, MD; KEVIN ERICSON, MD; and SARAH WERNER, DO, St. Joseph Family Medicine Residency, Mishawaka, Indiana Treatment of the Common Cold in Children and Adults. (2012). Am Fam Physician. 2012 Jul 15;86(2):153-159.
Source

Artículo científico
Tanja Graf, Erwin Graf Das Immunsystem - Lernen an Stationen im Biologieunterricht. (2020). Auer Verlag in der AAP Lehrerwelt GmbH, 5. Edition
Artículo científico
Juliane Weber, Sabina Illi, Dennis Nowak, Rudolf Schierl, Otto Holst, Erika von Mutius & Markus J. Ege Asthma and the Hygiene Hypothesis. Does Cleanliness Matter? (2015). American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, Volume 191, Issue 5. https://doi.org/10.1164/rccm.201410-1899OC
Go to source
Artículo científico
Katri Korpela, Anne Salonen, Lauri J. Virta, Riina A. Kekkonen, Kristoffer Forslund, Peer Bork, Willem M. de Vos Intestinal microbiome is related to lifetime antibiotic use in Finnish pre-school children. (2016). Nature Communications volume 7, Article number: 10410.
Go to source
Artículo científico
Jason H Yang, Prerna Bhargava, Douglas McCloskey, Ning Mao, Bernhard O Palsson, James J Collins Antibiotic-induced changes to the host metabolic environment inhibit drug efficacy and alter immune function. (2017). Cell Host Microbe, 13;22(6):757-765.e3. doi: 10.1016/j.chom.2017.10.020
Go to source
Artículo científico
Julie M Eichenberger Gilmore, Liang Hong, Barbara Broffitt, Steven M Levy Longitudinal Patterns of Vitamin and Mineral Supplement Use in Young White Children. (2005). J Am Diet Assoc, 105(5):763-72; quiz 773-4. doi: 10.1016/j.jada.2005.02.011
Go to source
Artículo científico
Verbraucherzentrale Marktcheck der Verbraucherzentralen "Nahrungsergänzungen für Kinder". (2018). im Rahmen des Projekts www.Klartext-Nahrungsergänzung.de der Verbraucherzentrale
Go to source
Artículo científico
T. Reinehr, D. Schnabel, M.Wabitsch, S. Bechtold-Dalla Pozzalla, C. Bührer, B. Heidtmann, F. Jochum, T. Kauth, A. Körner, W. Mihatsch C. Prell, S. Rudloff, B. Tittel, J. Wölfle, K.-P. Zimmer, B. Koletzko Vitamin-D-Supplementierung jenseits des zweiten Lebensjahres. (2018). Deutsche Gesellschaft für Kinder und Jugendmedizin. https://doi.org/10.1007/s00112-018-0502-6
Go to source
Artículo científico
Stoyan Dimitrov, Tanja Lange, Cécile Gouttefangeas, Anja T.R. Jensen, Michael Szczepanski, Jannik Lehnnolz, Surjo Soekadar, Hans-Georg Rammensee, Jan Born, Luciana Besedovsky Gαs-coupled receptor signaling and sleep regulate integrin activation of human antigen-specific T cells. (2019). J Exp Med, 216 (3): 517–526. https://doi.org/10.1084/jem.20181169
Go to source
Artículo científico
NF Watson, MD, MS, D Buchwald, MD, JJ Delrow, PhD, WA Altemeier, MD, MV Vitiello, PhD, AI Pack, MBChB, PhD, M Bamshad, MD, C Noonan, MS, SA Gharib, MD Transcriptional Signatures of Sleep Duration Discordance in Monozygotic Twins. (2017). Sleep, Volume 40, Issue 1, zsw019. https://doi.org/10.1093/sleep/zsw019
Go to source
Artículo científico
Suzanne C. Segerstrom Stress, Energy, and Immunity: An Ecological View. (2007). Current Directions in Psychological Science Vol. 16, No. 6 (Dec., 2007), pp. 326-330
Go to source
Artículo científico
Suzanne C. Segerstrom, Gregory E. Miller Psychological Stress and the Human Immune System: A Meta-Analytic Study of 30 Years of Inquiry. (2004). Psychological Bulletin, American Psychological Association, Vol. 130, No. 4, 601–630
Go to source
Artículo científico
David C. Nieman, Laurel M. Wentz The compelling link between physical activity and the body's defense system. (2019). Journal of Sport and Health Science, Volume 8, Issue 3, May 2019, Pages 201-217. https://doi.org/10.1016/j.jshs.2018.09.009
Go to source
Artículo científico
Nieman DC, Henson DA, Austin MD, Brown VA Immune response to a 30-minute walk. (2015). Medicine and Science in Sports and Exercise, 01 Jan 2005, 37(1):57-62 DOI: 10.1249/01.mss.0000149808.38194.21
Go to source
Artículo científico
Gudrun Bornhöft, Ursula Wolf, Klaus von Ammon, Marco Righetti, Stefanie Maxion-Bergemann, Stephan Baumgartner, Andr Eacute Thurneysen, Peter F Matthiessen Effectiveness, Safety and Cost-Effectiveness of Homeopathy in General Practice - Summarized Health Technology Assessment. (2006). Review, Forsch Komplementmed, 2006;13 Suppl 2:19-29. doi: 10.1159/000093586
Go to source
Artículo científico
Geert A. Buijze , Inger N. Sierevelt, Bas C. J. M. van der Heijden, Marcel G. Dijkgraaf, Monique H. W. Frings-Dresen The Effect of Cold Showering on Health and Work: A Randomized Controlled Trial. (2018). PLOS ONE 13(8): e0201978. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0201978
Go to source
Artículo científico
JULIA FASHNER, MD; KEVIN ERICSON, MD; and SARAH WERNER, DO, St. Joseph Family Medicine Residency, Mishawaka, Indiana Treatment of the Common Cold in Children and Adults. (2012). Am Fam Physician. 2012 Jul 15;86(2):153-159.
Go to source
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada .