¿Cuáles son los síntomas de la falta de vitamina D?

Dado que la vitamina D cumple un papel clave en la inmunidad, la salud de los huesos y la asimilación del calcio, cualquiera pensaría que la deficiencia de dicho nutriente se manifiesta de manera alarmante. Sin embargo, los síntomas de la falta de vitamina D pueden ser muy sutiles o incluso pasar desapercibidos.

Cuando la deficiencia de vitamina D es severa y se prolonga en el tiempo, aparecen enfermedades como la osteomalacia y la osteoporosis, pero también puede favorecer la resistencia a la insulina o aumentar el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple. Lee con atención nuestro artículo para aprender a identificar los síntomas de la falta de vitamina D.  

Puntos clave 

  • Los síntomas de la falta de vitamina D pueden estar relacionados con el deterioro de la estructura de los huesos, pero también pueden ser inespecíficos, por ejemplo, infecciones recurrentes, hormigueos y depresión.
  • Debido a que la deficiencia de vitamina D puede pasar desapercibida, los grupos de riesgo (adultos mayores, mujeres posmenopáusicas, personas con insuficiencia renal) deben evaluar su nivel en sangre de forma periódica.
  • Para tratar de forma eficiente la falta de vitamina D y sus síntomas es recomendable tomar suplementos liposomales, que garantizan una elevada asimilación.

Todo lo que debes saber para identificar los síntomas de la falta de vitamina D 

La deficiencia de vitamina D (o calciferol) se vincula con osteoporosis, diabetes, esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal y hasta un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Conocer los síntomas de la falta de vitamina D ayuda a detectar rápidamente esta carencia nutricional y poder corregirla antes de que produzcan graves problemas de salud.

La mejor forma de evitar una falta de D pasa por exponerse al sol de forma controlada. (Fuente: Macniak: 45433730/ 123rf.com)

¿Es posible que la falta de vitamina D no provoque síntomas? 

Sí, la falta de vitamina D puede ser asintomática, especialmente en las primeras etapas de la deficiencia. Desafortunadamente, muchas veces los síntomas no se manifiestan hasta que la carencia ocasiona una enfermedad grave. Por tal motivo, las personas que pertenecen a los siguientes grupos de riesgo deben monitorear periódicamente sus niveles de vitamina D (1, 2)

  • Adultos mayores (aunque no vivan en residencias geriátricas, ni estén hospitalizados).
  • Mujeres posmenopáusicas.
  • Sujetos que padecen insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, obesidad, diabetes, esclerosis múltiple, fibrosis quística, celiaquía, entre otras.
  • Personas que se han sometido a una cirugía bariátrica.
  • Embarazadas.
  • Individuos que están bajo tratamiento con antiepilépticos, glucocorticoides o antirretrovirales (por ejemplo, para tratar la infección por VIH o virus de la inmunodeficiencia humana).
  • Personas que no se exponen regularmente al sol o habitan en zonas de latitudes extremas.

Es deseable que el nivel de vitamina D en sangre, expresado como nanogramos (ng) de 25(OH)D por mililitro (ml), esté entre 30 y 90 ng/ml. Por debajo de 30 ng/ml, existe una falta de vitamina D, que puede estar acompañada de síntomas o no. Se estima que entre el 50 % y el 80 % de la población mundial sufre de vitamina D baja (1, 2, 3).

Nivel de 25(OH)D (25-hidroxi vitamina D) en sangre Interpretación del resultado Presencia o ausencia de síntomas de falta de vitamina D Porcentaje de la población mundial cuyo valor de vitamina D se encuentra dentro de este rango
Entre 29 y 20 ng/ml de 25(OH)D en sangre Insuficiencia de vitamina D. Generalmente no se manifiestan síntomas ni anormalidades. 44 %.
Entre 19 y 10 ng/ml de 25(OH)D en sangre Deficiencia de vitamina D. Comienzan a producirse anormalidades, por ejemplo, deterioro de los huesos. Es posible que la persona no perciba síntomas o que estos sean inespecíficos: depresión, hormigueos, calambres. 30 %.
Menos de 10 ng/ml de 25(OH)Den sangre. Deficiencia severa de vitamina D. Las anormalidades y los síntomas son evidentes. 7 %.

¿La falta de vitamina D causa dolor de huesos? 

Debido a la relación causal entre la falta de vitamina D y osteoporosis, osteomalacia y raquitismo, el déficit de calciferol puede provocar dolor de huesos, ya que las enfermedades mencionadas anteriormente afectan la salud ósea. No obstante, el dolor es un síntoma de la enfermedad causada por la falta de vitamina D y no se percibe si la deficiencia es leve (4).

Las fracturas, la desmineralización y la deformidad de los huesos ocurren cuando la vitamina D ha estado baja durante un tiempo considerable y se ha producido una enfermedad por carencia. Los adultos pueden desarrollar osteomalacia u osteoporosis, mientras que los niños padecen raquitismo, que se evidencia por las rodillas «en paréntesis» y el tórax «de pichón» (4).

Consulta con tu médico o tu nutricionista si un suplemento es la opción adecuada para ti. (Fuente: Kachmar: 116650074/ 123rf.com)

¿Cuáles son los síntomas inespecíficos de la falta de vitamina D?

Cuando existe una falta de vitamina D, se reduce la absorción del calcio y se produce una hipocalcemia, es decir, los niveles de calcio se encuentran por debajo de lo normal. La hipocalcemia produce síntomas que pueden alertar a la persona e impulsar su visita al médico. Además de afectar los huesos, la hipocalcemia se manifiesta como (5):

  • Hormigueos (manos, pies, lengua).
  • Espasmos, dolores y calambres musculares.
  • Convulsiones.
  • Signo de Chvostek (contracción y «sacudida» de los músculos faciales). 

La falta de vitamina D puede causar deterioro del estado anímico y depresión. Incluso la vitamina D baja en mujeres embarazadas es un factor de riesgo para la depresión posparto. Una deficiencia de calciferol durante el embarazo también se asocia con preeclampsia, una complicación grave que provoca edema e hipertensión arterial, entre otros síntomas (1, 6, 7).

Dado que el calciferol cumple un rol fundamental en la inmunidad, las infecciones recurrentes también son un síntoma de falta de vitamina D. Por otra parte, la presencia de resistencia a la insulina y el colesterol elevado también pueden tener relación con niveles bajos de vitamina D (8).

¿Qué debo hacer si sospecho que estoy experimentando un síntoma de falta de vitamina D?

Ante cualquier sospecha de falta de vitamina D es fundamental acudir lo antes posible al médico para que solicite una prueba de 25(OH)D en sangre y cualquier otro examen que considere oportuno. Aunque la toxicidad por vitamina D es infrecuente, no es recomendable tomar suplementos sin conocer el estado de dicho nutriente en el organismo (9).

Por otra parte, la falta de vitamina D provoca hipocalcemia e hiperparatiroidismo, condiciones que ocasionan la desmineralización de los huesos, aumentando su fragilidad y el riesgo de fractura. Por ello, es probable que el médico también aborde dichas complicaciones (4, 9).

Las mejores fuentes de vitamina D en alimentos son los pescados grasos (arenque, sardina, salmón), el hígado, la yema de huevo y algunos hongos y setas. (Fuente: Danileiko: 56414016/ 123rf.com)

¿Cómo se alivian los síntomas de la falta de vitamina D?

Cuando se detecta una falta de vitamina D, primero se exploran las causas y, posteriormente, se instaura un tratamiento que consiste en la suplementación, la exposición solar prudente y el refuerzo del consumo de alimentos ricos en vitamina D. Tomar el sol durante 10-20 minutos, un par de veces a la semana, es suficiente para estimular la síntesis de vitamina D en la piel (4).

En cuanto a los alimentos con vitamina D, las mejores fuentes son los pescados grasos (arenque, sardina, salmón), el hígado, la yema de huevo y algunos hongos y setas. El aceite de hígado de bacalao y los productos alimenticios fortificados (leche, zumos, tofu) también ayudan a mejorar la ingesta de vitamina D (3, 4).

Para la suplementación de la vitamina D se indican dosis elevadas en la etapa inicial, por ejemplo, entre 2000 y 5000 UI (Unidades Internacionales) por día, mientras que en la fase de mantenimiento se recomiendan entre 800 y 2000 UI. Las Unidades Internacionales expresan la cantidad de vitamina D (1, 9).

La falta de vitamina D puede causar deterioro del estado anímico y depresión. (Fuente: Ocusfocus: 89954063/ 123rf.com)

¿Son mejores los suplementos de vitamina D3 que los de vitamina D2 para corregir la deficiencia? 

Tanto la vitamina D3 (colecalciferol) como la D2 (ergocalciferol) son formas activas y su actividad biológica es similar. La diferencia radica en que la vitamina D3 tiene una vida media más larga que la D2 y, por tal motivo, la forma D3 es más conveniente cuando los suplementos que se indican no son de consumo diario, sino que se administran cada 7, 15 o 30 días (1).

Un aspecto que vale la pena considerar a la hora de comprar un suplemento de vitamina D es que su formulación sea liposomal. Los liposomas son pequeñísimas esferas que contienen en su interior a la vitamina D y favorecen su asimilación. Nuestra vitamina D3 líquida, además de ser liposomal, no contiene azúcar ni gluten.

¿Cuánto tiempo lleva corregir la falta de vitamina D? 

La respuesta de cada paciente al tratamiento es diferente, pero la mayoría consigue normalizar los valores de vitamina D en sangre (más de 30 ng/ml) al cabo de dos o tres meses. En la fase de mantenimiento, se debe evaluar el nivel de 25(OH)D en sangre cada tres meses (1, 9).

Nuestra conclusión 

Los síntomas de falta de vitamina D no son fáciles de identificar e incluso puede que no aparezcan hasta que la deficiencia sea muy severa. Además, es posible que la carencia de calciferol se manifieste con síntomas depresivos, dolor muscular o infecciones frecuentes, que también pueden deberse a otras causas.

La vitamina D es uno de los micronutrientes más importantes para la salud y se estima que más de la mitad de la población mundial sufre de hipovitaminosis D. Conocer los síntomas de la falta de vitamina D es clave para detectar la deficiencia y comenzar el tratamiento de suplementación.

¿Conocías estos síntomas de falta de vitamina D? Si te ha gustado nuestro artículo, no te olvides de compartirlo o déjanos un comentario. 

(Fuente de la imagen destacada: Natalimis: 131619143/ 123rf.com)

Referencias (9)

1. Sánchez A et al. Diagnóstico, prevención y tratamiento de la hipovitaminosis D. 2013.
Source

2. de Oliveira V et al. Influencia de la vitamina D en la salud humana. 2014
Source

3. Navarro Valverde C, Quesada Gómez J. Deficiencia de vitamina D en España. ¿Realidad o mito? 2014.
Source

4. Gallagher M. Los nutrientes y su metabolismo. En: Mahan L, Escott-Stump S. Krause. Dietoterapia (Edición 12). 2008. Elsevier Masson.

5. Moya M, Picado Sánchez E. Generalidades sobre hipocalcemia. 2014.
Source

6. Shaffer J et al. Vitamin D Supplementation for Depressive Symptoms: A Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Controlled Trials. 2015.
Source

7. Robinson M et al. Low maternal serum vitamin D during pregnancy and the risk for postpartum depression symptoms. 2014.
Source

8. Costanzo P, Salerni H. Hypovitaminosis D: afectaciones no clásicas. 2009.
Source

9. Joshi D, Center J, Eisman J. Vitamin D deficiency in adults. 2010.
Source

Artículo científico
Sánchez A et al. Diagnóstico, prevención y tratamiento de la hipovitaminosis D. 2013.
Go to source
Artículo científico
de Oliveira V et al. Influencia de la vitamina D en la salud humana. 2014
Go to source
Artículo científico
Navarro Valverde C, Quesada Gómez J. Deficiencia de vitamina D en España. ¿Realidad o mito? 2014.
Go to source
Libro
Gallagher M. Los nutrientes y su metabolismo. En: Mahan L, Escott-Stump S. Krause. Dietoterapia (Edición 12). 2008. Elsevier Masson.
Artículo científico
Moya M, Picado Sánchez E. Generalidades sobre hipocalcemia. 2014.
Go to source
Metaanálisis y revisión sistemática
Shaffer J et al. Vitamin D Supplementation for Depressive Symptoms: A Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Controlled Trials. 2015.
Go to source
Artículo científico
Robinson M et al. Low maternal serum vitamin D during pregnancy and the risk for postpartum depression symptoms. 2014.
Go to source
Artículo científico
Costanzo P, Salerni H. Hypovitaminosis D: afectaciones no clásicas. 2009.
Go to source
Artículo científico
Joshi D, Center J, Eisman J. Vitamin D deficiency in adults. 2010.
Go to source
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada .