5 propiedades de los probióticos para mejorar tu salud

Nuestro cuerpo está integrado por miles de microorganismos que se encuentran en diferentes lugares. Uno de estos es nuestro intestino, conformado por lo que conocemos como “microbiota intestinal” y los probióticos son unos excelentes aliados para su crecimiento. 

La principal función de la microbiota intestinal es prevenir las infecciones por otros microorganismos “dañinos” y mantener en equilibrio en nuestro ambiente intestinal. Por su parte, los probióticos se encargan de restaurar microorganismos esenciales para nuestra salud. 

Puntos clave

  • Los probióticos son suplementos o alimentos que contienen microorganismos parecidos a los de una flora intestinal normal.
  • Mantener una microbiota intestinal equilibrada podría prevenir infecciones intestinales y tratar diarreas con antibióticos o devolverle la regularidad a nuestro intestino.
  • Los suplementos con probióticos pueden mejorar la microbiota intestinal. Sin embargo, no se recomiendan para todos los consumidores y deben elegirse cuidadosamente.

Principales propiedades de los probióticos

Además de ayudarnos a mantener un ambiente intestinal equilibrado, los probióticos también son capaces de colaborar con la salud de otros órganos y sistemas. La mayoría de estos beneficios se han reportado con el uso de suplementos y algunos con el consumo de alimentos:

Posibles beneficios Fuente de probióticos Microorganismos involucrados
Prevención de infecciones intestinales Suplementos
Alimentos
– Bifidobacterium
– Lactobacillus
Mejoría de las diarreas por antibióticos Suplementos  Enterococcus faecium
Lactobacillus
Saccharomyces boulardii
Clostridium butyricum
Mejoría de ciertas condiciones intestinales Suplementos
Alimentos
Bacteroides
Bifidobacterium
Lactobacillus
Alivio de los síntomas de la intolerancia a la lactosa Alimentos Lactobacillus
Mejoría de alteraciones del ánimo y ciertas condiciones psicológicas Suplementos Bifidobacterium
Lactobacillus
Promoción de la salud cardiovascular Suplementos
Alimentos
Lactobacillus
Streptococcus thermophilus
Enterococcus faecium
Fortalecimiento del sistema inmune Suplementos
Alimentos
Bifidobacterium
Lactobacillus
Mejoría de alergias y afecciones de la piel Suplementos
Alimentos
Bifidobacterium
Lactobacillus

1. Beneficios para tu sistema digestivo

Las bacterias intestinales juegan un papel fundamental en la salud de nuestro sistema digestivo, ya que mantienen la armonía del ambiente que habitan. Por su parte, los probióticos han dado resultados bastante prometedores en la promoción de la salud intestinal:

  • Prevención de infecciones intestinales: los probióticos, al facilitar el crecimiento de bacterias intestinales “buenas”, podrían colaborar con la protección de infecciones causadas por bacterias dañinas  (1, 2). Adicionalmente, en estudios experimentales se ha visto protección contra el Helicobacter pylori  (3).
  • Mejoría de las diarreas por antibióticos: los antibióticos son capaces de eliminar muchas bacterias intestinales, tanto las que nos hacen daño como las que nos benefician, esto puede desencadenar episodios diarreicos. En cambio, ciertos estudios han concluido que los probióticos podrían prevenir estas diarreas o incluso acortar su duración (4, 5).
  • Mejoría de ciertas condiciones intestinales: los probióticos podrían aliviar los síntomas de ciertas condiciones gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable, colitis, gastritis y la enfermedad de Crohn (1, 6, 7)
  • Alivio de los síntomas de la intolerancia a la lactosa: los probióticos en productos lácteos fermentados (yogur o suero de mantequilla) podría mejorar los síntomas de la intolerancia a la lactosa como la hinchazón abdominal, diarrea y gases (8, 9). Adicionalmente, esta mejoría también se ha reportado con el uso de probióticos en combinación con vitamina B6 (10).
50402902 – cheering woman open arms at sunrise mountain peaLos probióticos son suplementos o alimentos que contienen microorganismos parecidos a los de una flora intestinal normal. (Fuente: Lzflzf: 95622080/ 123rf.com)

2. Mejoría de alteraciones del ánimo y ciertas condiciones psicológicas

¡La conexión entre nuestro intestino y nuestro cerebro no es tan descabellada como parece! Ciertas investigaciones han sugerido que la salud de nuestra “tripa” podría estar en conexión directa con la salud cerebral. 

Una mala alimentación disminuye la diversidad de bacterias intestinales “buenas”, lo que genera reacciones inflamatorias que podrían afectar al cerebro y hacerlo más propenso a ciertas condiciones como la depresión, ansiedad y enfermedades degenerativas como el Alzheimer o el Parkinson (11).

Pero, ¿los probióticos podrían ser de ayuda? De acuerdo a investigaciones recientes en humanos y animales, sí podrían. (12, 13), pero se necesitan más estudios para confirmar este efecto.

3. Promoción de la salud cardiovascular

La salud de nuestro corazón y vasos sanguíneos parece tener una relación importante con el bienestar de las bacterias intestinales. 

Así, se ha estudiado el efecto de los probióticos en la tensión arterial, encontrando que estos podrían ayudar a disminuir sus cifras en personas hipertensas (2, 14).

Además, el consumo de alimentos lácteos con probióticos como el yogur, parece estar relacionado con la disminución de niveles de colesterol “malo” o LDL. Este es el responsable de la obstrucción de las arterias que podría llevar a infartos en el futuro (2, 15, 16).

A excepción de los lácteos, puedes disfrutar del nattō, los pepinillos fermentados, el chucrut y la kombucha sin ningún problema. (Fuente: Khramova: 112852607/ 123rf.com)

4. Fortalecimiento del sistema inmune

Un sistema inmune debilitado, como sucede en casos de VIH o leucemia, podría relacionarse con episodios frecuentes de diarrea y malabsorción intestinal. Esto parece estar relacionado con un crecimiento de bacterias “dañinas” y consecuentemente, la disminución de las bacterias beneficiosas en el interior del intestino.  

El uso de probióticos podría relacionarse con una mejoría de la respuesta inmune, por lo que los episodios de diarreas e infecciones de otros órganos y sistemas podrían prevenirse por su consumo (2, 17, 18).

5. Mejoría de alergias y afecciones de la piel

Ciertas condiciones de la piel como la dermatitis alérgica o el eczema podrían mejorar por el consumo de probióticos en alimentos  y en suplementos (2, 19).

Esto podría deberse al efecto antiinflamatorio que tiene una flora intestinal saludable, ayudando a nuestro sistema inmune cuando se enfrenta a situaciones o compuestos que estimulan una reacción alérgica.

Sin embargo, los resultados de las investigaciones parecen tener grandes variaciones, por lo que se requieren más estudios en el futuro  (20).

Las bacterias intestinales juegan un papel fundamental en la salud de nuestro sistema digestivo, ya que mantienen la armonía del ambiente que habitan. (Fuente: Yeulet: 31066703/ 123rf.com)

Elige el mejor probiótico para tu salud

Para disfrutar de las maravillosas propiedades de los probióticos es importante asegurarte primero de que estés eligiendo el producto correcto para tu salud. Así, hemos desarrollado esta guía para que no dudes al tomar esta importante decisión.

Probióticos en los alimentos

Una de las mejores formas de agregar probióticos en tu vida es comenzar con la alimentación. Existe una gran diversidad de alimentos probióticos que puedes combinar con tus recetas favoritas o hacerlos protagonistas de tu comida.

A continuación conocerás los alimentos probióticos más relevantes y cómo elegirlos:

Alimento Definición Consejos importantes
Yogur Alimento que proviene de la fermentación de la leche – Para que contenga probióticos no debe ser pasteurizado
– Elige yogur entero, sin aditivos
– Idealmente debe ser envasado en cristal
Pepinillos Producto de la fermentación de los pepinos – No deben ser encurtidos
– Elige presentaciones bajas en sodio y evita consumirlos en exceso
Kéfir de leche Alimento lácteo similar al yogur líquido  – No se recomienda para los niños (puede tener trazas de alcohol por fermentación alcohólica)
Té de kombucha Té fermentado con discos SCOOBY (acrónimo de colonia simbiótica de bacterias y levaduras) a base de té negro o verde – Consume productos de procedencia confiable (se contamina con facilidad)
Chucrut Repollo fermentado – Puede tener un alto contenido de sodio. Elige presentaciones bajas en sal y limita su consumo
Nattō Semilla de soja fermentada – No es apto para alérgicos o intolerantes a la soja

Características importantes de un suplemento con probióticos

No todos los suplementos con probióticos que puedes encontrar en el mercado valen la pena, ya que pueden tener un número insuficiente de cepas bacterianas o requerir ciertos cuidados que muchas veces no se cumplen durante su transporte o almacenamiento.

Al comprar cualquier producto considera lo siguiente (21):

  • Busca probióticos que contengan de cien a mil millones de Unidades Formadoras de Colonias (UFC). Esto ayuda a que los microorganismos sean los suficientes para llegar al intestino. 
  • Escoge productos con “revestimiento entérico”, ya que los productos que lo tienen están “protegidos” ante ácidos estomacales.
  • No compres productos caducados. A pesar de que sea obvio, un producto caducado posiblemente tenga muy pocos microorganismos vivos y puede no hacer ningún efecto.

Alimentación vegana o vegetariana y los probióticos

Una alimentación vegana o vegetariana es muy compatible con los alimentos y suplementos probióticos. 

A excepción de los lácteos, puedes disfrutar del nattō, los pepinillos fermentados, el chucrut y la kombucha sin ningún problema. 

Sin embargo, cuando hablamos de suplementos, podrías encontrarte con algunos encapsulados que contienen gelatinas o combinaciones con vitaminas provenientes de animales, ¡no olvides revisar las etiquetas antes de comprar tu producto!

Al consumir yogur, elige uno entero y sin aditivos. (Fuente: Suria: 111521932/ 123rf.com)

Probióticos para personas con intolerancia o alergias alimentarias 

Los productos con probióticos pueden ser disfrutados por casi cualquier persona. Sin embargo, ciertas alergias o sensibilidades alimentarias nos obligan a tener un poco más de cuidado al elegirlos.

No olvides los siguientes consejos si padeces de:

  • Alergia o intolerancia a la soja: evita ciertos alimentos probióticos como el nattō.
  • Alergia a la  lactosa: evita consumir cualquier producto lácteo como el yogur o el kéfir. 
  • Intolerancia a la lactosa:  puedes consumir productos lácteos fermentados si no te producen ningún síntoma desagradable. No obstante, debes comerlos con moderación.
  • Alergia o intolerancia al gluten: no consumas ningún producto que no indique ser libre de gluten.

No olvides consultar a tu médico o farmacéutico ante cualquier duda.

Consulta a tu médico

A pesar de todos los maravillosos beneficios que los probióticos nos pueden ofrecer, siempre existen personas que podrían reaccionar de forma desfavorable al consumirlos. 

No debes automedicarte con probióticos para resolver problemas de salud que podrías estar padeciendo, estos podrían empeorar si no son tratados correctamente.

Adicionalmente, los probióticos en suplementos son productos delicados y solo deben consumirse después de consultar a tu médico de cabecera.

Nuestra conclusión

Los probióticos son suplementos o alimentos que contienen microorganismos vivos (en su mayoría bacterias) beneficiosos para nuestra salud. Así, sus propiedades pueden extenderse desde nuestro intestino hasta otros órganos como el corazón, cerebro e incluso nuestra piel. 

Para aprovechar estos beneficios es importante elegir los alimentos y suplementos probióticos de forma correcta, ya que son susceptibles a dañarse y perder su efectividad. Para esto, es importante saber qué buscar en un probiótico de alta calidad para que no lo pierdas de vista.

¿No “molan” los probióticos? Comparte nuestro artículo para que más personas aprendan sobre sus increíbles propiedades y no olvides dejarnos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Kriger: 40950433/ 123rf.com)

Referencias (21)

1. Sullivan A, Nord CE. The place of probiotics in human intestinal infections. Int J Antimicrob Agents. 2002;20(5):313–9.
Source

2. Parvez S, Malik K, Kang SA, Kim H-Y. Probiotics and their fermented food products are beneficial for health. [Internet]. Journal of Applied Microbiology. 2006;100(6):1171–85.
Source

3. Eva C. Alimentos prebióticos y probióticos. Elsevier. 2004.
Source

4. Goldenberg JZ, Lytvyn L, Steurich J, Parkin P, Mahant S, Johnston BC. Probiotics for the prevention of pediatric antibiotic-associated diarrhea. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(12):CD004827
Source

5. Hempel S, Newberry SJ, Maher AR, Wang Z, Miles JNV, Shanman R, et al. Probiotics for the prevention and treatment of antibiotic-associated diarrhea: a systematic review and meta-analysis: A systematic review and meta-analysis. JAMA. 2012;307(18):1959–69.
Source

6. Rahimi R, Nikfar S, Rahimi F, Elahi B, Derakhshani S, Vafaie M, et al. A meta-analysis on the efficacy of probiotics for maintenance of remission and prevention of clinical and endoscopic relapse in Crohn’s disease. Dig Dis Sci. 2008;53(9):2524–31. F
Source

7. Moayyedi P, Ford AC, Talley NJ, Cremonini F, Foxx-Orenstein AE, Brandt LJ, et al. The efficacy of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review. Gut. 2010;59(3):325–32.
Source

8. Oak SJ, Jha R. The effects of probiotics in lactose intolerance: A systematic review. Crit Rev Food Sci Nutr. 2019;59(11):1675–83.
Source

9. Vrese MD, Stegelmann A, Richter B, Fenselau S, Laue C, Schrezenmeir J. Probiotics—compensation for lactase insufficiency [Internet]. The American Journal of Clinical Nutrition. 2001;73(2).
Source

10. Vitellio P, Celano G, Bonfrate L, Gobbetti M, Portincasa P, Angelis MD. Effects of Bifidobacterium longum and Lactobacillus rhamnosus on Gut Microbiota in Patients with Lactose Intolerance and Persisting Functional Gastrointestinal Symptoms: A Randomised, Double-Blind, Cross-Over Study. Nutrients. 2019;11(4):886.
Source

11. Zhu S, Jiang Y, Xu K, Cui M, Ye W, Zhao G, et al. The progress of gut microbiome research related to brain disorders. J Neuroinflammation. 2020;17(1):25.
Source

12. França K, Lotti T. The gut-brain connection and the use of probiotics for the treatment of depression, anxiety and obsessive-compulsive disorders in dermatology. Dermatol Ther. 2017;30(5):e12506.
Source

13. Wang H, Lee I-S, Braun C, Enck P. Effect of probiotics on central nervous system functions in animals and humans: A systematic review. J Neurogastroenterol Motil. 2016;22(4):589–605.
Source

14. Khalesi S, Sun J, Buys N, Jayasinghe R. Effect of probiotics on blood pressure: a systematic review and meta-analysis of randomized, controlled trials. Hypertension. 2014;64(4):897–903.
Source

15. vAgerholm-Larsen L, Bell ML, Grunwald GK, Astrup A. The effect of a probiotic milk product on plasma cholesterol: a meta-analysis of short-term intervention studies. Eur J Clin Nutr. 2000;54(11):856–60.
Source

16. Agerholm-Larsen L, Raben A, Haulrik N, Hansen AS, Manders M, Astrup A. Effect of 8 week intake of probiotic milk products on risk factors for cardiovascular diseases. Eur J Clin Nutr. 2000;54(4):288–97.
Source

17. Resta-Lenert S, Barrett KE. Live probiotics protect intestinal epithelial cells from the effects of infection with enteroinvasive Escherichia coli (EIEC). Gut. 2003;52(7):988–97.
Source

18. Hao Q, Dong BR, Wu T. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(2):CD006895.
Source

19. Rather IA, Bajpai VK, Kumar S, Lim J, Paek WK, Park Y-H. Probiotics and atopic dermatitis: An overview. Front Microbiol. 2016;7:507.
Source

20. Makrgeorgou A, Leonardi-Bee J, Bath-Hextall FJ, Murrell DF, Tang ML, Roberts A, et al. Probiotics for treating eczema. Cochrane Database Syst Rev. 2018;11:CD006135.
Source

21. Antonieta G., Ramon B. Probióticos. Farmacia Profesional. 2017.
Source

Artículo científico
Sullivan A, Nord CE. The place of probiotics in human intestinal infections. Int J Antimicrob Agents. 2002;20(5):313–9.
Go to source
Artículo científico
Parvez S, Malik K, Kang SA, Kim H-Y. Probiotics and their fermented food products are beneficial for health. [Internet]. Journal of Applied Microbiology. 2006;100(6):1171–85.
Go to source
Artículo científico
Eva C. Alimentos prebióticos y probióticos. Elsevier. 2004.
Go to source
Estudio en humanos
Goldenberg JZ, Lytvyn L, Steurich J, Parkin P, Mahant S, Johnston BC. Probiotics for the prevention of pediatric antibiotic-associated diarrhea. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(12):CD004827
Go to source
Revisión sistemática y Metaanálisis
Hempel S, Newberry SJ, Maher AR, Wang Z, Miles JNV, Shanman R, et al. Probiotics for the prevention and treatment of antibiotic-associated diarrhea: a systematic review and meta-analysis: A systematic review and meta-analysis. JAMA. 2012;307(18):1959–69.
Go to source
Metaanálisis
Rahimi R, Nikfar S, Rahimi F, Elahi B, Derakhshani S, Vafaie M, et al. A meta-analysis on the efficacy of probiotics for maintenance of remission and prevention of clinical and endoscopic relapse in Crohn’s disease. Dig Dis Sci. 2008;53(9):2524–31. F
Go to source
Revisión sistemática
Moayyedi P, Ford AC, Talley NJ, Cremonini F, Foxx-Orenstein AE, Brandt LJ, et al. The efficacy of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review. Gut. 2010;59(3):325–32.
Go to source
Revisión sistemática
Oak SJ, Jha R. The effects of probiotics in lactose intolerance: A systematic review. Crit Rev Food Sci Nutr. 2019;59(11):1675–83.
Go to source
Artículo científico
Vrese MD, Stegelmann A, Richter B, Fenselau S, Laue C, Schrezenmeir J. Probiotics—compensation for lactase insufficiency [Internet]. The American Journal of Clinical Nutrition. 2001;73(2).
Go to source
Estudio en humanos
Vitellio P, Celano G, Bonfrate L, Gobbetti M, Portincasa P, Angelis MD. Effects of Bifidobacterium longum and Lactobacillus rhamnosus on Gut Microbiota in Patients with Lactose Intolerance and Persisting Functional Gastrointestinal Symptoms: A Randomised, Double-Blind, Cross-Over Study. Nutrients. 2019;11(4):886.
Go to source
Artículo científico
Zhu S, Jiang Y, Xu K, Cui M, Ye W, Zhao G, et al. The progress of gut microbiome research related to brain disorders. J Neuroinflammation. 2020;17(1):25.
Go to source
Artículo científico
França K, Lotti T. The gut-brain connection and the use of probiotics for the treatment of depression, anxiety and obsessive-compulsive disorders in dermatology. Dermatol Ther. 2017;30(5):e12506.
Go to source
Revisión sistemática
Wang H, Lee I-S, Braun C, Enck P. Effect of probiotics on central nervous system functions in animals and humans: A systematic review. J Neurogastroenterol Motil. 2016;22(4):589–605.
Go to source
Revisión sistemática y Metaanálisis
Khalesi S, Sun J, Buys N, Jayasinghe R. Effect of probiotics on blood pressure: a systematic review and meta-analysis of randomized, controlled trials. Hypertension. 2014;64(4):897–903.
Go to source
Metaanálisis
vAgerholm-Larsen L, Bell ML, Grunwald GK, Astrup A. The effect of a probiotic milk product on plasma cholesterol: a meta-analysis of short-term intervention studies. Eur J Clin Nutr. 2000;54(11):856–60.
Go to source
Estudio en humanos
Agerholm-Larsen L, Raben A, Haulrik N, Hansen AS, Manders M, Astrup A. Effect of 8 week intake of probiotic milk products on risk factors for cardiovascular diseases. Eur J Clin Nutr. 2000;54(4):288–97.
Go to source
Estudio in vitro
Resta-Lenert S, Barrett KE. Live probiotics protect intestinal epithelial cells from the effects of infection with enteroinvasive Escherichia coli (EIEC). Gut. 2003;52(7):988–97.
Go to source
Artículo científico
Hao Q, Dong BR, Wu T. Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(2):CD006895.
Go to source
Artículo científico
Rather IA, Bajpai VK, Kumar S, Lim J, Paek WK, Park Y-H. Probiotics and atopic dermatitis: An overview. Front Microbiol. 2016;7:507.
Go to source
Artículo científico
Makrgeorgou A, Leonardi-Bee J, Bath-Hextall FJ, Murrell DF, Tang ML, Roberts A, et al. Probiotics for treating eczema. Cochrane Database Syst Rev. 2018;11:CD006135.
Go to source
Artículo científico
Antonieta G., Ramon B. Probióticos. Farmacia Profesional. 2017.
Go to source
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada .