¿El colon irritable tiene cura? Tratamiento, medicamentos y opiniones médicas

Si sufres de cólicos, hinchazón abdominal, diarrea, estreñimiento y/o flatulencia de forma frecuente es probable que padezcas de colon irritable, un trastorno que afecta a 8 de cada 100 españoles, desmejorando su calidad de vida. 

En la actualidad, se han desarrollado múltiples estrategias para aliviar los síntomas del colon irritable. Estas pueden ir desde un cambio en nuestra alimentación, el uso de suplementos y probióticos hasta el manejo del estrés diario. ¿Quieres conocer cuáles son estos métodos? Sigue leyendo para averiguarlo.

Puntos clave

  • El colon irritable, también conocido como síndrome del intestino irritable, es un trastorno bastante frecuente que se asocia a dolor abdominal, cambios en las evacuaciones, hinchazón abdominal y malestar.
  • Existen muchas enfermedades relacionadas con el colon irritable, como infecciones intestinales y el estrés. Sin embargo, su causa no es clara.
  • El tratamiento del colon irritable comúnmente incluye estrategias para manejar el estrés, cambios en la alimentación, medicamentos para aliviar los síntomas y el uso de probióticos. Estas estrategias, en conjunto con el consejo de tu médico y nutricionista, pueden ayudarte a disminuir al máximo los síntomas desagradables.

Todo lo que debes saber sobre el colon irritable

A pesar de que el colon irritable no sea una amenaza para la vida, es un trastorno lo suficientemente desagradable como para hacer de tu relación con el inodoro una verdadera pesadilla. A continuación, responderemos las preguntas más frecuentes sobre esta enfermedad y hablaremos de qué puedes hacer para vivir con la menor cantidad de síntomas.

Bebe suficiente agua para evitar la deshidratación durante la diarrea y para aliviar el estreñimiento. (Fuente: Lightfieldstudios: 134003917/ 123rf.com)

¿Qué es el colon irritable?

El colon irritable, llamado oficialmente síndrome del intestino irritable, es un trastorno capaz de generar un abanico de síntomas abdominales y cambios en la frecuencia y consistencia de las evacuaciones (1).

Esta enfermedad se puede padecer durante muchos años, por lo que se conoce como un trastorno crónico que afecta a 8 de cada 100 españoles (1, 2), siendo más frecuente y grave en las mujeres (3)

¿Cuáles son los síntomas del colon irritable?

El conjunto de síntomas del colon irritable pueden afectar tanto a nuestro sistema digestivo como al resto de nuestro cuerpo, siendo los más comunes los que mencionamos a continuación (4, 5, 6, 7)

  • Dolor abdominal de baja o moderada intensidad
  • Hinchazón del abdomen que aumenta a lo largo del día
  • Sensación de que no has podido evacuar de forma completa
  • Heces con moco
  • Diarrea y/o estreñimiento
  • Sensación de saciedad con pocos alimentos 
  • Náuseas y vómitos
  • Sensación de ardor en la garganta (pirosis)
  • Aumento de la frecuencia y urgencia para orinar
  • Dolores de espalda
  • Sabor desagradable en la boca
  • Sensación constante de cansancio
  • Dolor durante las relaciones sexuales (en mujeres)
  • Empeoramiento del dolor menstrual
Al eliminar ciertos productos de tu dieta, podrías sufrir menos brotes de colon irritable. (Fuente: Guillem: 69027622/ 123rf.com)

¿Qué es lo que causa el síndrome del intestino irritable?

En muchos casos se desconoce la causa exacta del síndrome del intestino irritable, pero existen ciertas condiciones y situaciones que se han asociado a su aparición:

Problema que afectan al aparato digestivo:

  • Infecciones gastrointestinales: cuando el colon irritable es causado por una infección se conoce como “síndrome del intestino irritable postinfeccioso” (8, 9). Usualmente se relaciona con infecciones intestinales por virus, bacterias y parásitos.
  • Cambios de la microbiota intestinal: las bacterias que habitan nuestro intestino parecen tener una relación muy importante con el desarrollo del síndrome del intestino irritable. Así, una microbiota alterada hace a nuestro intestino susceptible a esta enfermedad (3).

Estrés y alteraciones de nuestro estado de ánimo 

Muchas personas que padecen de colon irritable han pasado por situaciones estresantes desde muy jóvenes o padecen de trastornos del estado de ánimo como depresión o ansiedad. 

El estrés de forma natural nos ayuda a liberar hormonas que nos preparan para la supervivencia. Sin embargo, cuando hemos sufrido constantemente por situaciones estresantes nuestro cuerpo cambia, siendo nuestro intestino uno de los principales afectados. 

Así, nuestro colon puede volverse muy sensible hasta a los más pequeños estímulos estresantes, dándonos los síntomas del colon irritable (10, 11, 12, 13).

Asociación con otras enfermedades no gastrointestinales

Existen otras enfermedades que muchas veces suceden con más frecuencia en personas con síndrome del intestino irritable. Esto no quiere decir que sean causa o consecuencia de este trastorno, sino que posiblemente existe cierta predisposición personal. 

Así, las personas que padecen de los trastornos a continuación tienen mayor posibilidad de padecer colon irritable (14)

  • Fibromialgia: síndrome que involucra dolores crónicos de los huesos, músculos y articulaciones (15)
  • Síndrome de fatiga crónica: enfermedad crónica bastante compleja que se caracteriza por fatiga persistente y una disminución de la capacidad mental (16).
  • Trastorno de la articulación temporomandibular: problemas que afectan a los músculos y las articulaciones que nos ayudan a masticar (17)
  • Dolor pélvico crónico: síndrome que comúnmente afecta a mujeres jovenes y se caracteriza por un dolor continuo o episódico por debajo del ombligo (18).
Aplica técnicas de relajación como la meditación para disminuir tus niveles de estrés. (Fuente: Rido: 113992521/ 123rf.com)

Tratamiento para el colon irritable: ¿Qué herramientas tengo a mi disposición?

El colon irritable es una enfermedad que perdura en el tiempo y muchas veces desaparece para luego regresar, especialmente si no se toman decisiones definitivas para reemplazar malos hábitos.

Lamentablemente no tiene cura, pero hay muchas cosas que puedes hacer para reducir tus síntomas al mínimo.

Buenos hábitos que puedes aplicar en tu vida diaria

Aliviar el colon irritable implica mejorar nuestra salud en general y adoptar buenos hábitos que nos deberían acompañar toda la vida. Te recomendamos lo siguiente:

  • Ejercitarte de forma regular, comenzando con al menos 30 minutos 3 días a la semana 
  • Bebe suficiente agua para evitar la deshidratación durante la diarrea y para aliviar el estreñimiento
  • Aplica técnicas de relajación como la meditación para disminuir tus niveles de estrés
  • Intenta comer tus tres comidas principales a la misma hora para que tu cuerpo se prepare para las horas de la comida 
Consulta a tu médico antes de utilizar suplementos para el colon irritable. (Fuente: Korzh: 41502956/ 123rf.com)

Alimentación: el pilar fundamental para el alivio del colon irritable

Nuestra alimentación es muy importante para aliviar los síntomas como la hinchazón, el dolor abdominal, la flatulencia, la diarrea y el estreñimiento. Para esto, existen ciertas recomendaciones generales que puedes seguir en tu alimentación diaria: 

  • Disminuye el consumo de bebidas cafeinadas
  • Evita alimentos picantes o muy grasos (frituras)
  • Limita los productos lácteos de tu dieta, especialmente si eres intolerante a la lactosa
  • Evita alimentos que se asocian con tu malestar gastrointestinal
  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas, pues pueden irritar tu intestino
  • Acude a tu médico o nutricionista 

Dieta baja en FODMAP para el tratamiento del colon irritable 

FODMAP es un acrónimo en inglés que se traduce como oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. Estos son componentes comunes de muchos alimentos y pueden causar molestias digestivas, especialmente en individuos que sufren de colon irritable.

La dieta baja en FODMAP es una estrategia aplicada para el manejo de los síntomas del colon irritable (19, 20). Esta debe seguirse únicamente bajo las recomendaciones de un profesional en nutrición y no debe usarse con el objetivo de bajar de peso.

En esta dieta se siguen tres pasos fundamentales:

  1. Eliminación de comidas altas en FODMAP de tu dieta (esta etapa puede durar de dos a seis semanas)
  2. Introducción paulatina de alimentos altos en FODMAP para identificar cuáles te causan síntomas
  3. Una vez que hayas identificado los alimentos que te causan síntomas, pueden limitarlos o evitarlos por completo en tu nuevo estilo de vida. 

Para tener una pequeña noción sobre los alimentos altos y bajos en FODMAP te puedes dirigir a la siguiente tabla (21):

Tipo de alimento Altos en FODMAP Bajos en FODMAP
Vegetales y legumbres  Alcachofa
Espárragos
Frijoles
Coliflor
Apio
Repollo fermentado
Hongos
Guisantes
Habas de soja
Cebolletas
Brócoli
Coles de bruselas
Repollo
Garbanzos
Cebollín
Maíz
Calabacín 
Pepino
Berenjena 
Pimientos verdes
Col rizada
Aceitunas
Boniato
Espinaca
Frutas Manzana 
Aguacate
Moras
Cerezas
Dátiles
Higos
Uvas
Mango
Durazno
Pomelo
Pasas
Ciruelas
Sandía
Plátano verde
Arándanos
Melón
Kiwi
Limón 
Lima
Naranja
Frambuesas
Fresas
Carnes, pescados y sustitutos Chorizo
Salchicha
Todo tipo de carnes roja y blanca sin ingredientes agregados
Todo tipo de pescado sin ingredientes agregados
Cereales, pan, pasta y frutos secos Productos con trigo: bizcochos, tortas, magdalenas, pan y pasta de trigo 
Centeno
Sémola
Panes sin gluten (pan de maíz, arroz o masa madre)
Almendras
Arroz
Patatas
Productos derivados del maíz
Semillas de amapola, calabaza, sésamo y girasol

Este método todavía está siendo investigado por profesionales, pero sus resultados son muy prometedores.

Medicamentos para el tratamiento del colon irritable

Tu médico tratante podría indicar algunos fármacos para el manejo de los síntomas del colon irritable que pueden variar dependiendo de lo que te esté afligiendo:

  • Relajantes de músculo liso para aliviar los cólicos 
  • Medicamentos antidiarreicos
  • Laxantes 
  • Antibióticos si el colon irritable está asociado a infecciones intestinales
  • Medicamentos para regular el ánimo 

No debes tomar medicamentos sin previa indicación de tu médico, pues en algunos casos pueden empeorar los síntomas.

El ejercicio puede ayudarte a manejar mejor el colon irritable. (Fuente: Dolgachov: 32337262/ 123rf.com)

Probióticos: una herramienta prometedora

Los probióticos son suplementos que aportan microorganismos similares a los que encontrarías en un intestino saludable. Estos podrían ayudarte a manejar los síntomas del colon irritable, ya que se cree que una flora intestinal equilibrada es un paso clave para mejorar este síndrome (21, 22).

Los estudios nos indican que los mejores probióticos son aquellos que contienen una gran variedad de cepas probióticas, como las bacterias Lactobacillus y Bifidobacterium y el hongo Saccharomyces cerevisiae, además de una cantidad de cien a cien mil millones de Unidades Formadoras de Colonias  (23).

Estos suplementos son de venta libre, ya que se consideran seguros en la mayoría de las personas. No obstante, debes consultar a tu médico antes de consumirlos, especialmente si se van a administrar a niños, mujeres embarazadas y aquellos con las “defensas bajas”.

Nuestra conclusión

El colon irritable es un trastorno que impacta en la calidad de vida de muchas personas alrededor del mundo, especialmente en aquellas que tienen una conexión muy importante de estos síntomas con su estado emocional, ligándose de forma inconsciente a situaciones de gran estrés.

Se han desarrollado muchas estrategias para su tratamiento, siendo las más notables un estilo de alimentación que contenga alimentos bajos en FODMAPS, el uso de probióticos y las estrategias psicológicas para el manejo de los síntomas.

Si esta información es valiosa para ti o para algún ser querido, no dudes en compartirla y extender el conocimiento. Además, puedes dejarnos un comentario para dar a conocer tu opinión.

(Fuente de la imagen destacada: Mironova: 132511886/ 123rf.com)

Referencias (23)

1. Mearin F, Montoro MA. Síndrome de intestino irritable. AegastroEs n.d.
Source

2. Síndrome de colon irritable: número de casos 2011-2016 [Internet]. Statista.com.
Source

3. Personal de Mayo Clinic. Irritable bowel syndrome [Internet]. Mayoclinic.org.
Source

4. Talley NJ, Zinsmeister AR, Van Dyke C, Melton LJ 3rd. Epidemiology of colonic symptoms and the irritable bowel syndrome. Gastroenterology 1991;101:927–34.
Source

5. Jones R, Lydeard S. Irritable bowel syndrome in the general population. BMJ. 1992;304(6819):87–90.
Source

6. Whorwell PJ, McCallum M, Creed FH, Roberts CT. Non-colonic features of irritable bowel syndrome. Gut. 1986;27(1):37–40.
Source

7. Maxton DG, Morris J, Whorwell PJ. More accurate diagnosis of irritable bowel syndrome by the use of “non-colonic” symptomatology. Gut 1991;32:784–6.
Source

8. Spiller R, Garsed K. Postinfectious irritable bowel syndrome. Gastroenterology 2009;136:1979–88.
Source

9. Thabane M, Kottachchi DT, Marshall JK. Systematic review and meta-analysis: The incidence and prognosis of post-infectious irritable bowel syndrome: SYSTEMATIC REVIEW: POST-INFECTIOUS IBS. Aliment Pharmacol Ther. 2007;26(4):535–44.
Source

10. Taché Y, Martinez V, Wang L, Million M. CRF1 receptor signaling pathways are involved in stress-related alterations of colonic function and viscerosensitivity: implications for irritable bowel syndrome. Br J Pharmacol 2004;141:1321–30.
Source

11. O’Mahony SM, Marchesi JR, Scully P, Codling C, Ceolho A-M, Quigley EMM, et al. Early life stress alters behavior, immunity, and microbiota in rats: implications for irritable bowel syndrome and psychiatric illnesses. Biol Psychiatry. 2009;65(3):263–7.
Source

12. Kiank C, Taché Y, Larauche M. Stress-related modulation of inflammation in experimental models of bowel disease and post-infectious irritable bowel syndrome: role of corticotropin-releasing factor receptors. Brain Behav Immun 2010;24:41–8.
Source

13. Mudyanadzo TA, Hauzaree C, Yerokhina O, Architha NN, Ashqar HM. Irritable bowel syndrome and depression: A shared pathogenesis. Cureus 2018;10:e3178.
Source

14. Whitehead WE, Palsson O, Jones KR. Systematic review of the comorbidity of irritable bowel syndrome with other disorders: what are the causes and implications? Gastroenterology 2002;122:1140–56.
Source

15. Chang L. The association of irritable bowel syndrome and fibromyalgia. UncEdu n.d.
Source

16. What is chronic fatigue syndrome and how is it related to irritable bowel syndrome (IBS)? WebmdCom n.d.
Source

17. Mobilio N, Iovino P, Bruno V, Catapano S. Severity of irritable bowel syndrome in patients with temporomandibular disorders: A case-control study. J Clin Exp Dent 2019;11:e802–6.
Source

18. Choung RS, Herrick LM, Locke GR 3rd, Zinsmeister AR, Talley NJ. Irritable bowel syndrome and chronic pelvic pain: a population-based study. J Clin Gastroenterol 2010;44:696–701.
Source

19. Mitchell H, Porter J, Gibson PR, Barrett J, Garg M. Review article: implementation of a diet low in FODMAPs for patients with irritable bowel syndrome-directions for future research. Aliment Pharmacol Ther 2019;49:124–39.
Source

20. Tuck CJ, Reed DE, Muir JG, Vanner SJ. Implementation of the low FODMAP diet in functional gastrointestinal symptoms: A real-world experience. Neurogastroenterol Motil 2020;32:e13730.
Source

21. Irritable Bowel Syndrome Treatment. HopkinsmedicineOrg n.d.
Source

22. Dinan TG, Cryan JF. The microbiome-gut-brain axis in health and disease. Gastroenterol Clin North Am 2017;46:77–89.
Source

23. Dale HF, Rasmussen SH, Asiller ÖÖ, Lied GA. Probiotics in irritable bowel syndrome: An up-to-date systematic review. Nutrients. 2019 Sep 1 ;11(9).
Source

Artículo científico
Mearin F, Montoro MA. Síndrome de intestino irritable. AegastroEs n.d.
Go to source
Web oficial
Síndrome de colon irritable: número de casos 2011-2016 [Internet]. Statista.com.
Go to source
Web oficial
Personal de Mayo Clinic. Irritable bowel syndrome [Internet]. Mayoclinic.org.
Go to source
Artículo científico
Talley NJ, Zinsmeister AR, Van Dyke C, Melton LJ 3rd. Epidemiology of colonic symptoms and the irritable bowel syndrome. Gastroenterology 1991;101:927–34.
Go to source
Estudio en humanos
Jones R, Lydeard S. Irritable bowel syndrome in the general population. BMJ. 1992;304(6819):87–90.
Go to source
Estudio en humanos
Whorwell PJ, McCallum M, Creed FH, Roberts CT. Non-colonic features of irritable bowel syndrome. Gut. 1986;27(1):37–40.
Go to source
Estudio en humanos
Maxton DG, Morris J, Whorwell PJ. More accurate diagnosis of irritable bowel syndrome by the use of “non-colonic” symptomatology. Gut 1991;32:784–6.
Go to source
Artículo científico
Spiller R, Garsed K. Postinfectious irritable bowel syndrome. Gastroenterology 2009;136:1979–88.
Go to source
Artículo científico
Thabane M, Kottachchi DT, Marshall JK. Systematic review and meta-analysis: The incidence and prognosis of post-infectious irritable bowel syndrome: SYSTEMATIC REVIEW: POST-INFECTIOUS IBS. Aliment Pharmacol Ther. 2007;26(4):535–44.
Go to source
Artículo científico
Taché Y, Martinez V, Wang L, Million M. CRF1 receptor signaling pathways are involved in stress-related alterations of colonic function and viscerosensitivity: implications for irritable bowel syndrome. Br J Pharmacol 2004;141:1321–30.
Go to source
Estudio en ratas
O’Mahony SM, Marchesi JR, Scully P, Codling C, Ceolho A-M, Quigley EMM, et al. Early life stress alters behavior, immunity, and microbiota in rats: implications for irritable bowel syndrome and psychiatric illnesses. Biol Psychiatry. 2009;65(3):263–7.
Go to source
Artículo científico
Kiank C, Taché Y, Larauche M. Stress-related modulation of inflammation in experimental models of bowel disease and post-infectious irritable bowel syndrome: role of corticotropin-releasing factor receptors. Brain Behav Immun 2010;24:41–8.
Go to source
Artículo científico
Mudyanadzo TA, Hauzaree C, Yerokhina O, Architha NN, Ashqar HM. Irritable bowel syndrome and depression: A shared pathogenesis. Cureus 2018;10:e3178.
Go to source
Artículo científico
Whitehead WE, Palsson O, Jones KR. Systematic review of the comorbidity of irritable bowel syndrome with other disorders: what are the causes and implications? Gastroenterology 2002;122:1140–56.
Go to source
Artículo científico
Chang L. The association of irritable bowel syndrome and fibromyalgia. UncEdu n.d.
Go to source
Web oficial
What is chronic fatigue syndrome and how is it related to irritable bowel syndrome (IBS)? WebmdCom n.d.
Go to source
Estudio en humanos
Mobilio N, Iovino P, Bruno V, Catapano S. Severity of irritable bowel syndrome in patients with temporomandibular disorders: A case-control study. J Clin Exp Dent 2019;11:e802–6.
Go to source
Estudio en humanos
Choung RS, Herrick LM, Locke GR 3rd, Zinsmeister AR, Talley NJ. Irritable bowel syndrome and chronic pelvic pain: a population-based study. J Clin Gastroenterol 2010;44:696–701.
Go to source
Artículo científico
Mitchell H, Porter J, Gibson PR, Barrett J, Garg M. Review article: implementation of a diet low in FODMAPs for patients with irritable bowel syndrome-directions for future research. Aliment Pharmacol Ther 2019;49:124–39.
Go to source
Estudio en humanos
Tuck CJ, Reed DE, Muir JG, Vanner SJ. Implementation of the low FODMAP diet in functional gastrointestinal symptoms: A real-world experience. Neurogastroenterol Motil 2020;32:e13730.
Go to source
Web oficial
Irritable Bowel Syndrome Treatment. HopkinsmedicineOrg n.d.
Go to source
Artículo científico
Dinan TG, Cryan JF. The microbiome-gut-brain axis in health and disease. Gastroenterol Clin North Am 2017;46:77–89.
Go to source
Revisión sistemática
Dale HF, Rasmussen SH, Asiller ÖÖ, Lied GA. Probiotics in irritable bowel syndrome: An up-to-date systematic review. Nutrients. 2019 Sep 1 ;11(9).
Go to source
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada .