¡Los 9 beneficios del ejercicio físico que aún no conoces!

El yoga puede ayudarte a reducir el estrés y a dormir mejor.

Hacer ejercicio con regularidad es una actividad fundamental si quieres llevar un estilo de vida saludable. Las personas que combinan el ejercicio físico con una alimentación sana viven más y su salud mental es mucho más positiva. No hay diferencias entre edades, sexos o capacidad física, todos nos podemos beneficiar del ejercicio.

El ritmo frenético de nuestras vidas hace que pospongamos una y otra vez las sesiones en el gimnasio. Por eso, hemos decidido presentarte algunos de sus beneficios para motivarte a llegar a la anhelada armonía entre el cuerpo y la mente. ¡Si tienes una meta clara, el camino será mucho más fácil!

Puntos clave

  • El ejercicio regular es bueno para dormir mejor, reducir el estrés e, incluso, te protege contra enfermedades. Si encuentras una actividad con la que puedas disfrutar, dejarás de ver el ejercicio como un trabajo obligatorio.
  • El ejercicio no es una actividad exclusiva del gimnasio. Hay muchas otras actividades que puedes incorporar a tu rutina. Como ir en bicicleta al trabajo, hacer excursiones los fines de semana o acudir a una clase de yoga entre semana.
  • Para llevar un estilo de vida saludable, debes acompañar la actividad física con estiramientos, una buena alimentación y una buena hidratación. De esta manera, alimentas tu energía, evitas deshidratarte y previenes accidentes.

Beneficios del ejercicio físico regular para la salud física y mental

La OMS estima que se podrían evitar de cuatro a cinco millones de muertes al año si la población mundial fuese más activa. Cuando piensas en ejercicio, lo primero que te viene a la cabeza es la interminable fila de máquinas en el gimnasio. Pero, ¿has pensado en subir las escaleras en vez de subir en ascensor? ¿O bajar una parada de metro antes para llegar al trabajo caminando?

Si tu jornada laboral o tus responsabilidades no te permiten hacer clases de spinning de 1 hora, puedes adaptar el ejercicio físico a tu rutina con caminatas o ejercicios de 10 minutos. Estar activo, aunque sea en tandas cortas de tiempo, te será beneficioso. La clave es la constancia.

Según la Organización Mundial de la Salud (1), la inactividad física es uno de los principales factores de riesgo de muerte y de enfermedades no transmisibles (ENT) en todo el mundo. La inactividad física aumenta de un 20 a un 30% el riesgo de tener cáncer, sufrir accidentes cerebrovasculares, diabetes y enfermedades cardíacas.

Así que, si mejorar tu bienestar es una meta demasiado general para ti, hemos encontrado 9 razones que te harán tener ganas de mejorar tu rutina. ¡Veámoslas!

corriendo
Correr 10 minutos al día tres veces por semana tiene beneficios en la salud física y mental de las personas. (Fuente: Hill: mQVWb7kUoOE/ unsplash.com)

Una nueva manera de pasar tiempo con tu familia o tus amigos

¿Has practicado alguna vez actividad física con tus hijos o con tus amigos? Cuando vas a la escuela, sueles practicar deporte con tus compañeros y tus amigos en tu tiempo libre. Pero, a medida que te haces mayor, vas perdiendo el hábito. Sin embargo, no es tarde para recuperarlo.

Una actividad al aire libre te permite desconectar del trabajo, relajarte de una manera activa y fortalecer las relaciones con tus seres más queridos. Puedes reunirte para caminar con tu familia, jugar un partido de tenis con tu compañero de trabajo o ir en bicicleta con tus hijos. De esta forma, se te brinda la oportunidad de conectar con las personas que más aprecias de una manera divertida y saludable.

Distintas investigaciones (3, 4) demuestran que las prácticas de los niños y los adolescentes no llegan a los 60 minutos diarios de ejercicio físico recomendados. Un estudio de la School of Public Health de Houston (2) afirma que el apoyo social de tus compañeros de trabajo está ligado de manera significante a tu actividad física y que se deberían promocionar actividades físicas en las empresas.

El compromiso que implica quedar con alguien para realizar una actividad física puede ser un gran motivador.

Para los niños, el ejercicio físico regular es esencial. Muchos estudios remarcan qué tan importante es la actividad física para los pequeños, ya que ayuda a su crecimiento, a su desarrollo saludable y a su sociabilidad.

Así que, si tienes hijos, no dudes en involucrarlos en tus sesiones de ejercicio físico. Todos os podéis beneficiar de una buena excursión o podéis divertiros participar en una clase de ejercicio que nunca antes hayas probado.

Te ayuda a superar momentos difíciles

La canalización saludable de las emociones no es una práctica común en el mundo occidental y, a pesar de ello, es muy útil cuando más lo necesitas. Es muy humano sentirse enfadado, triste, ofuscado o estresado y muchas veces no sabes cómo afrontar estos sentimientos.

El profesor de psicología Robert Neimeyer (5), de la Universidad de Memphis, ha dedicado la mayor parte de su investigación científica al estudio del duelo. Por tanto, afirma que el deporte no es un elixir milagroso, pero sí puede ayudarte a adaptarte a la pérdida de un ser querido, forzándote a salir del aislamiento del mundo.

Esto es debido a que, cuando realizas ejercicio, tu cerebro libera unas moléculas que hacen de neurotransmisores: las endorfinas. Estas generan una sensación placentera de bienestar que te ayudará a mantenerte activo, tener la mente calmada y liberar emociones.

amigas hablando
Practicar ejercicio con tus amigos o colegas te ayuda a que sea más fácil y divertido. (Fuente: Mars: ZXq7xoo98b0/ unsplash.com)

Estimula tu vida sexual

Otro beneficio que puede proporcionarte el ejercicio regular es que puede volver a encender la pasión en tu vida sexual. El cansancio puede afectar a tu vida íntima, ya que, sin energía, no va a ser una de tus prioridades.

Practicar deporte de forma regular, va a aumentar tu energía, ya que la ejercitación suministra oxígeno y nutrientes a tu cerebro, ayudando a que tu sistema cardiovascular funcione mucho mejor. Si tu corazón y tus pulmones trabajan mejor, tu cuerpo tendrá más energía.

La confianza que el ejercicio puede proporcionar sobre tu apariencia física es, también, otro factor que puede mejorar tu vida sexual. Así mismo, diversos estudios (6, 7) demuestran que el ejercicio físico en los hombres disminuye la probabilidad de tener problemas de disfunción eréctil.

Te ayuda a gestionar el estrés

En 1991, el padre de la teoría del estrés, Hans Selye, decía que, a pesar de que se hablara de aquella época como la “era del estrés”, en realidad era un sentimiento común. Incluso en la época prehistórica (10).

Por consiguiente, el estrés es común en los humanos, pero, ¿sabías que realizar cualquier tipo de ejercicio va a ayudarte a aliviarlo? Con un partido de tenis, una clase de yoga, un camino por el bosque o, incluso subiendo las escaleras de tu casa 10 veces. Todo ello por pequeño que sea, es significativo, y puede reducir considerablemente los síntomas.

El estrés afecta tanto a tu mente como a tu cuerpo, igual que el ejercicio. De ahí que, la práctica regular de actividad física, te ayude a combatirlo (8, 9) de las siguientes formas al realizarlo:

  • Incrementas la liberación de endorfinas: Aumentando el nivel de neurotransmisores en el cerebro y causando una sensación de bienestar.
  • Mejoras tu estado de ánimo y la confianza en ti mismo: Gracias a las endorfinas y al movimiento.
  • Permites que tu cerebro se concentre plenamente en una acción: Y esté presente en el momento. Esto permite que te distraigas un rato de tus preocupaciones.
  • Reduces las tensiones de tu cuerpo: Causadas por el estrés a través del movimiento. En consecuencia, alivias sus síntomas y proteges tu cuerpo de sus efectos nocivos.
  • Te relaja y mejora tu sueño: El mismo puede haberse visto afectado por el estrés, creando un equilibrio entre tu cabeza y tu cuerpo.

Con la actividad física regular, tu cuerpo y tu mente se ven beneficiados de múltiples maneras, y esto permite que puedas combatir el estrés de una manera mucho más positiva.

haciendo abdomen
Practicar ejercicio regularmente te mantiene en forma de manera saludable (Fuente: Borba: lrQPTQs7nQQ/ unsplash.com)

Mantiene tu cerebro contento y la depresión a raya

Si realizas ejercicio físico de 3 a 5 veces por semana, tu estado de ánimo mejorará positivamente, ya que tu mente y tu cuerpo desconectarán de la rutina y las preocupaciones habituales.

El doctor G. Faulkner y el profesor G. Mammen (11), de la Universidad de Toronto, hicieron un estudio sobre el tema. Concluyeron que la práctica del ejercicio de manera moderada, mejoraba el estado de ánimo de los pacientes y ayudaba a prevenir la depresión a largo plazo.

La ansiedad, la depresión y todas aquellas patologías causadas por el estrés pueden mitigarse con la práctica de ejercicio. Es muy probable que te sientas más feliz y con una mayor sensación de bienestar, si eres físicamente activo. No solo dormirás mejor y reducirás el estrés, sino que mejorarás la imagen que tienes de ti mismo (8).

¿Necesitas expulsar el estrés? ¿O cargarte con energía positiva? Una sesión de ejercicio físico o un paseo a un buen ritmo pueden ser tus mejores aliados.

Ayuda a controlar tu peso

Si bajar de peso o ganar masa muscular es una de tus metas, hacer ejercicio es una de las maneras más saludables para conseguirlo. Esto se debe a que al hacer ejercicio quemas calorías y fortaleces tus músculos.

Si no quieres dedicar muchas horas en el gimnasio, pequeños cambios en tu rutina pueden ayudarte a tener un estilo de vida más saludable. En vez de una sesión de sentadillas o una clase de body pump, prueba con subir y bajar las escaleras varias veces o, si es posible, ir en bicicleta al trabajo.

Si quieres perder peso o ganar masa muscular de forma rápida, debes tener en cuenta tu alimentación, ya que van de la mano. Pero, para encontrar el equilibrio perfecto entre tus comidas y tu rutina de ejercicios, te aconsejamos pedir ayuda a un profesional, ya sea un médico o un entrenador personal. Ellos te asesorarán adecuadamente basándose en tus necesidades.

Es bueno para tus articulaciones, ¡y tus huesos!

Los trabajos de oficina y el teletrabajo te obligan a estar en un mismo espacio y sentado en una misma silla durante largas horas, casi todos los días. En consecuencia, adoptas posturas incómodas y muy poco beneficiosas para tus articulaciones.

En esta situación, es muy habitual que aparezca el dolor muscular en la zona lumbar: la lumbalgia. No obstante, si has añadido el ejercicio a tu rutina, puede ayudarte a prevenir su aparición, aliviar el dolor que causa e, incluso, contribuir a que corrijas tu postura.

En el caso de la osteoartritis (que es la forma más común de artritis en la población mayor de 50), el Tai-Chi y el aquagym (la actividad física realizada en el agua) pueden ayudarte a reducir el dolor. Incluso a retrasar el progreso de la enfermedad (12).

macuernas
Levantar pesas te ayudará a ganar masa muscular y a fortalecer los músculos (Fuente: Maragos: FP7cfYPPUKM/ unsplash.com)

Te ayuda a dormir

Si te cuesta dormir por las noches, el ejercicio físico durante el día puede ayudarte a conciliar el sueño de una manera rápida y profunda. Pues cuando realizas una actividad física, tu cuerpo y tu mente se relajan de las tensiones del día a día.

A pesar de eso, no te recomendamos hacer ejercicios que te aporten mucha energía antes de dormir, pero sí puedes incorporar a tu rutina de noche una clase de yoga específico para relajarte.

En su investigación, el profesor Robert Neimeyer (5) expone que tener una rutina de ejercicio regular lleva a una estructura sana en la vida, contribuyendo a una mejor alimentación y a mejorar los patrones de sueño.

8 de cada 10 personas padecen de lumbalgia en algún momento de sus vidas. Pero las personas que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de padecerla.

Mejora la salud de tu corazón, protege contra el cáncer y previene enfermedades

Muchos estudios corroboran que el ejercicio regular en adultos está relacionado con la reducción del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión, obesidad, diabetes, cáncer y muerte prematura (13). Por lo que, si realizas un poco de ejercicio cada día, puedes reducir los riesgos de padecerlas y cuidar tu corazón.

El ejercicio regular reduce la presión arterial elevada, disminuyendo las probabilidades de padecer un ataque al corazón. También te ayuda a mejorar el equilibrio entre el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (conocido como el “colesterol malo” o LDL) y de alta densidad (conocido como “colesterol bueno” o HDL).

Varios estudios (14, 15) demuestran que el ejercicio regular protege de un 30% a un 40% las probabilidades de padecer cáncer de mama, de colon, de pulmón y de endometrio. Esto no lo convierte en una práctica milagrosa ni curativa. Simplemente ayuda a evitar el desarrollo de células cancerígenas en el organismo.

Las personas inactivas corren casi el doble de riesgo de morir de una cardiopatía en comparación con las personas que son activas.

Nuestra conclusión

La actividad física, ya sea en casa o fuera de casa, es una excelente opción para mejorar tu vida y aumentar tu bienestar. Del mismo modo, hacer ejercicio te brinda la oportunidad de disfrutar y compartir momentos con las personas que más quieres de manera saludable.

El ejercicio regular puede ayudarte también a gestionar el estrés, navegar por los momentos difíciles, disminuir los síntomas de la depresión y aumentar tu vida sexual. Te hemos contado algunos de los beneficios que el ejercicio físico puede aportar, pero hay muchos más. Tenerlos en cuenta puede motivarte a sumar una nueva actividad a tu rutina diaria.

¡Un pequeño paso puede llevarte lejos! Si te ha gustado nuestro artículo no dudes en compartirlo y dejarnos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Garrett: GaprWyIw66o/ unsplash.com)

Referencias (15)

1. Health topics: Physical activity [Internet]. World Health Organization.
Source

2. Sarkar S, Taylor WC, Lai D, Shegog R, Paxton RJ. Social support for physical activity: Comparison of family, friends, and coworkers. Work. 2016 Jan 1;55(4):893-9.
Source

3. Jago R, Macdonald-Wallis K, Thompson JL, Page AS, Brockman R, Fox KR. Better with a buddy: influence of best friends on children's physical activity. Med Sci Sports Exerc. 2011 Feb 1;43(2):259-65.
Source

4. Salvy SJ, Roemmich JN, Bowker JC, Romero ND, Stadler PJ, Epstein LH. Effect of peers and friends on youth physical activity and motivation to be physically active. Journal of pediatric psychology. 2009 Mar 1;34(2):217-25.
Source

5. Neimeyer RA, editor. Techniques of grief therapy: Creative practices for counseling the bereaved. Routledge; 2012.
Source

6. Bacon CG, Mittleman MA, Kawachi I, Giovannucci E, Glasser DB, Rimm EB. A prospective study of risk factors for erectile dysfunction. The Journal of urology. 2006 Jul;176(1):217-21.
Source

7. Cheng JY, Ng EM, Ko JS, Chen RY. Physical activity and erectile dysfunction: meta-analysis of population-based studies. International journal of impotence research. 2007 Jun;19(3):245-52.
Source

8. Hegberg NJ, Tone EB. Physical activity and stress resilience: Considering those at-risk for developing mental health problems. Mental Health and Physical Activity. 2015 Mar 1;8:1-7.
Source

9. Rimmele U, Seiler R, Marti B, Wirtz PH, Ehlert U, Heinrichs M. The level of physical activity affects adrenal and cardiovascular reactivity to psychosocial stress. Psychoneuroendocrinology. 2009 Feb 1;34(2):190-8.
Source

10. Selye H. Stress. Montreal: Acta. 1950;1955.
Source

11. Mammen G, Faulkner G. Physical activity and the prevention of depression: a systematic review of prospective studies. American journal of preventive medicine. 2013 Nov 1;45(5):649-57.

12. Fransen M, Nairn L, Winstanley J, Lam P, Edmonds J. Physical activity for osteoarthritis management: a randomized controlled clinical trial evaluating hydrotherapy or Tai Chi classes. Arthritis Care & Research. 2007 Apr 15;57(3):407-14.
Source

13. Martínez-Vizcaíno V, Sánchez-López M. Relación entre actividad física y condición física en niños y adolescentes.
Source

14. McTiernan A. Mechanisms linking physical activity with cancer. Nature Reviews Cancer. 2008 Mar;8(3):205-11.
Source

15. Lee IM. Physical activity and cancer prevention--data from epidemiologic studies. Medicine and science in sports and exercise. 2003 Nov 1;35(11):1823-7.
Source

Web
Health topics: Physical activity [Internet]. World Health Organization.
Go to source
Estudio científico
Sarkar S, Taylor WC, Lai D, Shegog R, Paxton RJ. Social support for physical activity: Comparison of family, friends, and coworkers. Work. 2016 Jan 1;55(4):893-9.
Go to source
Publicación
Jago R, Macdonald-Wallis K, Thompson JL, Page AS, Brockman R, Fox KR. Better with a buddy: influence of best friends on children's physical activity. Med Sci Sports Exerc. 2011 Feb 1;43(2):259-65.
Go to source
Publicación
Salvy SJ, Roemmich JN, Bowker JC, Romero ND, Stadler PJ, Epstein LH. Effect of peers and friends on youth physical activity and motivation to be physically active. Journal of pediatric psychology. 2009 Mar 1;34(2):217-25.
Go to source
Libro
Neimeyer RA, editor. Techniques of grief therapy: Creative practices for counseling the bereaved. Routledge; 2012.
Go to source
Publicación
Bacon CG, Mittleman MA, Kawachi I, Giovannucci E, Glasser DB, Rimm EB. A prospective study of risk factors for erectile dysfunction. The Journal of urology. 2006 Jul;176(1):217-21.
Go to source
Estudio científico
Cheng JY, Ng EM, Ko JS, Chen RY. Physical activity and erectile dysfunction: meta-analysis of population-based studies. International journal of impotence research. 2007 Jun;19(3):245-52.
Go to source
Estudio científico
Hegberg NJ, Tone EB. Physical activity and stress resilience: Considering those at-risk for developing mental health problems. Mental Health and Physical Activity. 2015 Mar 1;8:1-7.
Go to source
Publicación
Rimmele U, Seiler R, Marti B, Wirtz PH, Ehlert U, Heinrichs M. The level of physical activity affects adrenal and cardiovascular reactivity to psychosocial stress. Psychoneuroendocrinology. 2009 Feb 1;34(2):190-8.
Go to source
Libro científico
Selye H. Stress. Montreal: Acta. 1950;1955.
Go to source
Estudio científico
Mammen G, Faulkner G. Physical activity and the prevention of depression: a systematic review of prospective studies. American journal of preventive medicine. 2013 Nov 1;45(5):649-57.
Artículo científico
Fransen M, Nairn L, Winstanley J, Lam P, Edmonds J. Physical activity for osteoarthritis management: a randomized controlled clinical trial evaluating hydrotherapy or Tai Chi classes. Arthritis Care & Research. 2007 Apr 15;57(3):407-14.
Go to source
Publicación
Martínez-Vizcaíno V, Sánchez-López M. Relación entre actividad física y condición física en niños y adolescentes.
Go to source
Estudio científico
McTiernan A. Mechanisms linking physical activity with cancer. Nature Reviews Cancer. 2008 Mar;8(3):205-11.
Go to source
Publicación
Lee IM. Physical activity and cancer prevention--data from epidemiologic studies. Medicine and science in sports and exercise. 2003 Nov 1;35(11):1823-7.
Go to source